jueves, 29 de noviembre de 2012

Cumbres borrascosas en la relación entre España y Catalunya


Hay quien compara la novela Cumbres borrascosas de Emily Brontë, que se ha adaptado al cine varias veces, con un juego de muñecas rusas Matryoshka por la estructura de su trama. En Catalunya, hace ya al menos dos meses que cada vez que destapamos una muñequita nos damos cuenta de que debajo hay otra. El día después del 25-N se pusieron sobre la mesa las propuestas de celebrar dos cumbres, una sobre los desahucios (ICV) y otra con partidos y agentes sociales sobre la crisis (PSC).
Pero, ahora que se acerca la ola de frío, la cumbre más borrascosa de todas es la que algún día deberán celebrar los gobiernos de España y Catalunya para ver si es cierto que Mariano Rajoy ofrece su ayuda al Govern, pese a su “deslealtad” institucional, según él, y cómo se articula esta relación bilateral en un más que hipotético pacto de gobierno entre CiU y ERC para que Artur Mas vuelva a gobernar.
De momento, el expresidente del Gobierno español, José María Aznar, ya ha tildado de “explosivo” un posible pacto entre CiU y ERC para garantizar la gobernabilidad de la Generalitat de Catalunya. Mas, en su comparecencia del lunes, aseguró que necesitaba un Gobierno “fuerte” no solo para afrontar la crisis y el proceso hacia la consulta soberanista, sino para poder batallar ante un PP con mayoría absoluta en el Congreso.
¿Cómo van a negociar Mas y Rajoy después de cómo acabó la última reunión del pacto fiscal y cómo se ha desarrolado la última campaña electoral? ¿Qué deparará la próxima Matryoshka que aparezca debajo de un pacto CiU-ERC? Está claro que hoy en día hacen falta buenos presidentes, pero para serlo hay que ser un buen negociador, ya sea aquí o ante la Unión Europea o dónde sea.  Al final, después de todos los líos, en Cumbres borrascosas hay un final más o menos feliz, que acaba con una historia de odios y desencuentros familiares. Ahora bien, en el caso de España-Catalunya aún está por descubrir cuál será la última muñequita rusa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario