miércoles, 10 de febrero de 2016

ESTRATEGIA DE CONFUSIÓN

Nos referimos a aquel tipo de actividad planificada que lleva a término una organización o un individuo, con el propósito de generar un clima de desconcierto. No hay que confundirlo con la confusión producida espontáneamente como respuesta a una situación imprevisible.
En el contencioso Catalunya – Estado Español, todo el aparato del Estado y su red asociada (patronales, medios de comunicación, oligopolios, etc. ) tratan de confundir al personal poniendo énfasis en algunos códigos que el común de la gente no conoce en propiedad. Por ejemplo: secesión, derecho a decidir, derecho de autodeterminación. Es por ello que es preciso aclarar conceptos.
Para Leer mas... http://www.alfdurancorner.com/

Junqueras anuncia un “plan de eficiencia del gasto”

El vicepresidente está abierto a estudiar “nuevas vías de fiscalidad” para aprobar los Presupuestos del 2016

El vicepresidente económico del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, ha anunciado este lunes que su departamento pondrá en marcha un “plan de eficiencia del gasto” que se aplicará a todas las consejerías para frenar el endeudamiento que genera el gasto corriente y que, a su parecer, puede hipotecar generaciones futuras. Esta será una de las medidas que presentará a los grupos parlamentarios en las conversaciones para buscar apoyos para los Presupuestos de este año, que, según ha dicho, tienen que dejar atrás las épocas de recortes a pesar de que los niveles de déficit todavía son “insostenibles a medio plazo”. “Los años de ajuste presupuestario han pasado, en buena parte”, ha matizado Junqueras, que ha recordado que subirán un 1% los sueldos de los trabajadores públicos, a quienes se los volverá parte de la paga extra del 2012, se ejecutarán los recursos del fondo de políticas sociales y, además, se llevará a cabo el plan de choque pactado entre Junts por el Sí y la CUP.
Junqueras ha sido el primer consejero a comparecer en comisión parlamentaria después de haber tomado posesión del cargo. A pesar de que buena parte del discurso ha ido orientado a describir el contexto macroeconómico, el vicepresidente ha esbozado las perspectivas presupuestarias para el 2016. La situación de partida es compleja. Junqueras ha sostenido que el cierre de déficit del 2015, que se conocerá en breve, será “inferior al del 2014” (el 2,13% del PIB), pero en “términos equivalentes”, es decir, excluyendo el 0,7% que ha tenido que cargar a instancia del Eurostat y la Intervención General de la Estado. En la práctica, esto quiere decir que, con los datos del pasado mes de noviembre, el déficit será superior.
El vicepresidente no se ha ahorrado críticas al Gobierno central. “No paga la disposición adicional tercera, el fondo de competitividad, las aportaciones a la ley de dependencia y los fondos para políticas laborales, e impide recaudar el impuesto sobre los depósitos bancarios... Limita la capacidad de hacer frente al déficit de la Generalitat”, ha criticado. A pesar de todo, Junqueras ha hecho varias propuestas de actuación tanto en el ámbito del gasto como en el de los ingresos. El vicepresidente se ha mostrado abierto a “estudiar nuevas vías de fiscalidad”, a pesar de que ha sido más partidario de hacerlo por la vía de los impuestos ambientales que no subiendo tributos como el de sucesiones o patrimonio. Junqueras ha dicho que el Govern estará atento a la reforma del sistema de financiación, a pesar de que este está pendiente del nuevo Govern central, pero ha apostado sobre todo para negociar con Madrid los objetivos de los límites de déficit y los intereses de los créditos del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), del 0,834%, mientras que el Estado se financia al 0,005, se ha quejado.
En cuanto al gasto, Junqueras ha apostado por medidas “de recorrido autonómico”. Además del plan de eficiencia, el vicepresidente ha propuesto gestionar toda la recuperación de las deudas con la Administración (ahora gestionada por la Estado ), que supondría un ahorro de 10 millones de euros, asumir la recaudación de impuestos que ahora ejercen los registradores de la propiedad por medio de un convenio (entre 22 y 24 millones) y potenciar la central pública de compras.
Fuentes http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/02/08/catalunya/1454929727_541327.html

Junqueras ve “insostenible” el déficit y la CUP le pide que impague deuda

Los anticapitalistas piden subir impuestos a las clases altas ante la negociación de los Presupuestos


El vicepresidente y titular de Hacienda de la Generalitat, Oriol Junqueras, admitió ayer que pese a la recuperación de la economía el nivel del déficit público aún es “insostenible a medio plazo” por la falta de “suficientes ingresos”. Tras cinco años de recortes, Junqueras sugirió que la Generalitat cerró 2015 con un desfase superior al del año anterior (el 2,13% del PIB), en parte por una partida de 1.318 millones correspondiente a proyectos de obra pública financiados de forma extrapresupuestaria. El vicepresidente anunció que “los años de ajuste han pasado”, aunque apostilló: “En parte”. La CUP le pidió que una auditoría de la deuda para impagar la parte que los ciudadanos “crean innecesaria” y destinar esos fondos a políticas sociales.
Junqueras se estrenó ayer en el Parlament como titular de Economía y Hacienda esbozando las líneas maestras de unos Presupuestos que deberá negociar con sus socios de la CUP. Tras un tijeretazo en el gasto del 23% desde 2010, Junqueras sostuvo que este año se incrementará el gasto a través del fondo de políticas sociales y el plan de choque.
El vicepresidente admitió que en 2016 recibirá más recursos por la participación de la Generalitat en ingresos tributarios del Estado, pero dijo que estos serán “devorados” por el incremento salarial a los empleados públicos, el retorno de parte de la paga extra de 2012 y el plan de choque. Por ello, el titular de Economía apostó por “racionalizar” el gasto corriente, por ejemplo, agrupando la Administración en dos grandes campus y crear impuestos ambientales. El vicepresidente tampoco renunció a explorar una redistribución de los objetivos de déficit u obtener más recursos de un nuevo modelo de financiación con el próximo Gobierno central.
Ante el inminente inicio de las negociaciones para los Presupuestos, la CUP marcó perfil y propuso dos soluciones para obtener recursos que vayan a políticas sociales: aumentar impuestos a las clases altas y el “impago” de los créditos contraídos por la Generalitat que la población vea innecesarios. La portavoz de Economía de la formación, Eulàlia Reguant, pidió una “auditoría ciudadana” de la deuda para que la población conozca quiénes son los acreedores de la Generalitat y en qué condiciones prestan, y decida lo que considera innecesario devolver. Además, propuso elevar impuestos a las rentas más altas. “Tenemos margen y no lo aprovechamos ni parece que queramos”, lamentó.

Presión a la CUP

La propuesta del impago de la deuda llega justo cuando en el seno de la CUP toman fuerza de nuevo las voces críticas con el acuerdo firmado con Junts pel Sí (JpSí). Después de que el sábado Corrent Roig anunciara su salida del partido, ayer Endavant —el movimiento en el que milita la portavoz parlamentaria Anna Gabriel— reclamó una “revisión crítica” del acuerdo alcanzado con Junts pel Sí al considerar que la CUP ha aceptado cláusulas “destinadas exclusivamente a humillar” a los anticapitalistas. La presión también le llega por parte de JpSí. El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, recordó ayer en Rac1 a los diputados de la CUP que el acuerdo de investidura de Carles Puigdemont les obliga a apoyar los Presupuestos.
También el portavoz de Catalunya Sí que es Pot (CSQP), Joan Coscubiela, se abrió a apoyar a Junqueras ante un eventual impago de la deuda. Sin embargo Junqueras rechazó de plano la posibilidad de dejar de devolver los préstamos a sus acreedores. “En ningún caso puedes hacer un impago unilateral cuando estás en situación de déficit”, atajó.
El vicepresidente sí afirmó, en cambio, que se convocará el grupo de trabajo previsto en el anexo de la declaración independentista del 9 de noviembre para renegociar los préstamos con la banca nacional y la financiación extrapresupuestaria. Junqueras planteó que dará batalla para renegociar las condiciones de los créditos Fondo de Liquidez Autonómico, que tiene más de la mitad de la deuda catalana. Los intereses de este año, recordó Junqueras, serán del 0,834%, “cuando el Estado se financia al 0,005%”, se quejó Junqueras
Fuentes http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/02/08/catalunya/1454932267_975329.html

Puigdemont promete a la CUP auditar la deuda para renegociarla

La formación anticapitalista aplaude la consulta sobre BCN World pero no se pronunciará hasta consultar a sus bases


El presidente catalán, Carles Puigdemont, se ha comprometido este miércoles con el grupo parlamentario de la CUP a auditar la deuda de la Generalitat para poderla renegociar posteriormente con las entidades bancarias. La formación anticapitalista ha hecho este anuncio después de la entrevista mantenida con Puigdemont, que ha durado hora y media y en la que han participado la presidenta del grupo parlamentario y la portavoz, Mireia Boya y Anna Gabriel, respectivamente.
La CUP asegura que "valora positivamente la predisposición" de Puigdemont con la deuda pública y ha insistido en la necesidad de impagar algunas partidas que no sean prioritarias. La portavoz de la Generalitat, Neus Munté, sin embargo, ha descafeinado después el compromiso de Puigdemont y ha evitado pronunciar la palabra auditoría. "Se están analizando conceptos y la magnitud de la deuda para poderla renegociar después", ha dicho Munté, quien ha explicado que en ese marco se celebrarán reuniones con la CUP. Pese a ello, ha puntualizado que "un país serio ha de pagar la deuda".
Publicidad
En la reunión se ha planteado también el plan de choque social que Junts pel Sï y la CUP pactaron en un primer momento, cuando negociaban la investidura de Artur Mas y que después pareció caer en el olvido en el pacto para hacer presidente a Puigdemont. Las diputadas de la CUP han explicado que el tema ha salido en la reunión y que aquel plan, cifrado en 270 millones de euros, se incorporará a las partidas de los Presupuestos de la Generalitat para este año.
La formación anticapitalista ha insistido en que el tono de la entrevista ha sido cordial, pero ha reiterado que mantienen enormes discrepancias ideológicas con Junts pel Sí y que su pacto parlamentario solo se explica por la "anomalía democrática" que supone que el Gobierno impidiera celebrar un referéndum sobre la independencia.
Las diferencias ideológicas entre ambas formaciones han sido constatadas también por Munté y como ejemplo de ello, ha dicho, está la elaboración de los Presupuestos. "El Gobierno quiere que tenga un enorme carácter social, pese a las limitaciones económicas de la Generalitat". La CUP ha insistido en que esperará a ver el borrador que les presente el Gobierno de Puigdemont, aunque Anna Gabriel ha asegurado en dos ocasiones que "no nos temblarán las piernas" si, llegado el caso, han de romper la mayoría parlamentaria con Junts pel Sí.
Otro tema que se ha abordado en la reunión es el proyecto de Barcelona World, en el que la CUP y Junts pel Sí también mantienen diferencias. Los anticapitalistas valoran positivamente el anuncio hecho ayer por Carles Puigdemont de celebrar una consulta para que los ciudadanos de Tarragona se pronuncien sobre el proyecto, pero han insistido en que rechazan ese modelo turístico y de planificación urbanística. "El proyecto de ahora no es el nuestro", ha dicho Mireia Boya, si bien la CUP no se pronunciará de forma oficial hasta consultar a sus bases en asambleas. Por contra, Neus Munté ha constatado las "discrepancias" que separan al Gobierno y a la CUP en BCN World, pero ha insistido en que "no queremos proyectos basados en el juego y la especulación", pese a que puedan crear un gran volumen de empleo.
Fuentes http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/02/10/catalunya/1455114385_336055.html