jueves, 28 de marzo de 2013

La UE recuerda que la organización de los estados miembros ‘incumbe al derecho constitucional nacional’

Barroso responde así a siete europarlamentarios nacionalistas que pidieron la opinión de la Comisión Europea sobre el anuncio de García-Margallo de ofrecer las embajadas a los gobiernos autonómicos para los representantes en el extranjero de estos. El presidente de la Comisión, además, recuerda que la Unión Europea debe respetar la identidad nacional de los estados miembros, que es ‘inherente a las estructuras fundamentales políticas y constitucionales de estos, también en lo referente a la autonomía local y regional’.



Una vez más, la Unión Europea (UE) ha recordado a los partidos nacionalistas de Cataluña con presencia en el Parlamento Europeo que la Constitución española es el marco legal vigente que marca la actuación del Gobierno. José Manuel Durao Barroso ha indicado, a preguntas de siete europarlamentarios, que la actuación del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación se debe medir en base a la Carta Magna.
El pasado 7 de febrero, Raül Romeva (ICV-EUiA), Ana Miranda (BNG), Ramon Tremosa (CiU), Izaskun Bilbao (PNV), Maria Badia (PSC), Raimon Obiols (PSC) y Salvador Sedó (CiU) preguntaron a la Comisión Europea si el anuncio del ministro José Manuel García-Margallo (PP) de intentar reorganizar el servicio exterior de España -agrupando voluntariamente en las embajadas a los delegados y trabajadores de los gobiernos autonómicos en el extranjero, entre otras medidas- era legal y coherente.
La Unión debe respetar la identidad nacional de los estados miembros’
Para los siete europarlamentarios nacionalistas, este tenue intento de racionalizar la actuación de los gobiernos autonómicos coordinados con el servicio de exteriores del Gobierno -el único reconocido a nivel internacional y diplomático-, que todavía no ha sido aprobado por las Cortes Generales, no respeta ‘los principios de subsidiariedad y proporcionalidad’ y no es ‘coherente con el principio de que las decisiones se tomen lo más cerca posible de los ciudadanos’.
Sin embargo, la respuesta por escrito del mismo Barroso, presidente de la Comisión, publicada el pasado 13 de marzo, ha sido contundente:
‘Los principios de subsidiariedad y proporcionalidad rigen el ejercicio de las competencias de la Unión (artículo 5 del Tratado de la Unión Europea). La cuestión de si esos principios también rigen la organización política interior de un Estado miembro y, de ser así, hasta qué punto, incumbe al derecho constitucional nacional. Además, tal como se establece en el artículo 4, apartado 2, del Tratado de la Unión Europea, la Unión debe respetar la identidad nacional de los estados miembros, que es ‘inherente a las estructuras fundamentales políticas y constitucionales de estos, también en lo referente a la autonomía local y regional’. Por lo tanto, no corresponde a la Comisión formular observaciones sobre las estructuras internas de un Estado miembro’.
De esta manera, una vez más, la UE ha recordado a las formaciones políticas nacionalistas que hay determinados temas, como los de la representación exterior, que dependen de la Constitución de cada país y, en último término, del Gobierno nacional. No es la primera vez que la Comisión remite a los europarlamentarios nacionalistas a la ley de leyes de España.
El territorio que salga de un Estado, sale de la UE
Barroso y la vicepresidenta y comisaria de Justicia de la Comisión, Viviane Reding, han señalado en varias ocasiones -ya desde 2004, aunque entonces fue Romano Prodi, como presidente de la Comisión- que si una parte de un Estado miembro de la UE se escinde del Estado original aquella parte queda automáticamente fuera de la Unión Europea. Eso es lo que le ocurriría a Escocia -que no está en la zona euro- si triunfara el proceso de independencia iniciado dentro del marco legal del Reino Unido.Eso y, entre otras cosas, la renegociación de 14.000 tratados internacionales.
Tanto el presidente de la Comisión de la UE como la número dos comunitaria han dejado claro, oralmente y por escrito, que no hay opción alguna de que un nuevo Estado pertenezca a la UE sin el visto bueno de todos los actuales miembros. Y que la ciudadanía de la UE que quede en la parte escindida pierde este pasaporte comunitario.
Así lo especificó la UE en junio de 2012, ante una propuesta de Iniciativa Ciudadana promovida por Reagrupament y Òmnium Cultural para ‘garantizar la continuidad de la ciudadanía europea para los ciudadanos de un nuevo Estado surgido por un proceso de secesión de una región de un Estado miembro de la UE’. La propuesta fue rechazada, ya que, en caso de secesión, el nuevo Estado tendría que negociar su acceso a la Unión como cualquier otro. Algo que, por otro lado, han reconocido grandes conocedores de la Unión Europea -con posiciones bien divergentes- comoJosep Borrell y Jordi Pujol, entre otros.
Temas:   fuentes http://www.vozbcn.com/2013/03/25/139189/barroso-exteriores-espana-constitucio

miércoles, 27 de marzo de 2013

Cataluña como problema democrático


Poco a poco, parece extenderse la creencia de que el debate sobre el derecho a una eventual secesión de Cataluña es un debate entre legalidad y democracia. También, de alguna manera, una disputa ideológica entre, pretendidamente, fuerzas de progreso, aquellas que defienden, al menos, la posibilidad de ejercer un denominado derecho a decidir, y fuerzas conservadoras, sino directamente reaccionarias, que defienden el mantenimiento de la unidad del Estado y, en todo caso, el respeto a la legalidad. Como es natural, quienes propugnan las tesis secesionistas subrayan la plena legitimidad de su posición. Una legitimidad que, de forma más o menos expresa, se niega a la posición contraria. Contrastemos estas posiciones.
Aquellos que defienden el llamado derecho a decidir, y la independencia como eventual consecuencia, argumentan que la tesis secesionista tiene un plus de legitimidad por apoyarse en valores como la libertad, la democracia o la justicia. Legitimidad fuerte frente a una legitimidad débil. Son muchas las ideas que podrían usarse para rebatir esta posición. Baste decir que en una democracia se exigen argumentos muy poderosos para convertir en extranjero a un conciudadano. Parece cuestionable hacer elegir ciudadanía al catalán que vive en otra comunidad española y a aquel que desea seguir viviendo en Cataluña, pero no entiende de forma excluyente su condición identitaria, especialmente cuando no se da, ni remotamente, ninguno de los motivos que justifican en derecho internacional y filosofía política el ejercicio de la secesión.
Y no se dan porque el presente nivel de autogobierno garantiza de forma incuestionable el ejercicio de derechos individuales y de las expresiones culturales del ser catalán. Más aún, todo lo que se aduce como justificación de la apuesta independentista, identidad, autogobierno, financiación, tiene solución en un marco jurídico y político común. Por todo ello, puede sostenerse que defender la consecución de un marco compartido que de satisfacción a todos es más acorde con los valores que sustentan la legitimidad en una sociedad democrática que la posición contraria.
No se puede debatir sobre la celebración
de un referéndum
si no se han establecido las reglas de juego
Por otra parte, el principio democrático parece monopolizado por aquellos que defienden la independencia. La única exigencia de este principio sería la celebración de un referéndum para ejercer el derecho a decidir. Desde luego, es una parte del debate. Pero las exigencias democráticas no se limitan al hecho de votar, pues la democracia supone exigencias adicionales para los poderes públicos. Así en el supuesto que se comenta, la celebración de un referéndum, y el conjunto del debate sobre la independencia, plantean exigencias ineludibles y previas a cualquier decisión sobre una eventual votación. Entre las mismas, un funcionamiento equilibrado de los medios de comunicación públicos, la garantía de igualdad de oportunidades para todas las opiniones o, por supuesto, una información amplia y fidedigna sobre las condiciones y consecuencias de la independencia. También unos tiempos y un procedimiento que respondan perfectamente a las exigencias de un asunto de tanta trascendencia. No es posible debatir sobre la eventual celebración del referéndum si las reglas esenciales del juego no se han establecido. O, más bien, se han establecido unilateralmente.
Pero, antes de nada, se encuentra el propio respeto a la legalidad. En una sociedad democrática, la legalidad es expresión de la voluntad del pueblo y cualquier opción política, para respetar el propio principio democrático, debe encauzarse a través de la misma. En ocasiones, como es el caso, el ordenamiento no da satisfacción a una voluntad política determinada, pues la independencia de Cataluña no es posible en el presente marco jurídico, por lo que la consecución de tal objetivo obliga a reformar nuestro ordenamiento. No se trata de un mero formalismo jurídico, pues el gobierno de las leyes sigue siendo la forma más virtuosa de la democracia.
Finalmente, parece ganar posiciones la idea de que apoyar la posibilidad de la independencia de Cataluña o, al menos, ser equidistante respecto de la misma, es sinónimo de progreso mientras que la tesis contraria sería manifestación de un españolismo rancio. Semejante consideración, al menos, sorprende. En una visión conjunta del Estado, única posible desde fuera de Cataluña, identidad y financiación, principales argumentos del soberanismo, particularmente el segundo, pueden definirse como regresivos. Así, será necesario que se expliquen las consecuencias financieras sobre otras comunidades autónomas de materializarse esa independencia. O el ejemplo que se proyecta sobre el proceso de construcción europea, particularmente en el actual contexto de crisis. Renunciar a esta dimensión de la solidaridad tiene consecuencias inevitables sobre la idea y praxis de justicia.
Se ha dicho que no es posible entender España sin Cataluña. Como no es posible entender Cataluña sin España, pues no son dos realidades separadas. Es mucho más lo que une que lo que separa. Ninguna de las cuestiones que se aducen para defender el proceso de secesión son irresolubles si existe voluntad de resolverlas. Así, es plausible pensar en modelos jurídicos y políticos que encuentren acomodo en un Estado común a posibles déficits en materia identitaria y de financiación. La opción por ese Estado no se sostiene en una legalidad anacrónica. Está sostenida por la legalidad y por la legitimidad. Por el principio democrático y por una comprensión del Estado como instrumento de justicia redistributiva. Por los ideales de solidaridad e integración que representa Europa. Es el momento de convencer: desde el derecho, pero, ante todo, desde la razón.
José Tudela Aranda es letrado de las Cortes de Aragón. fuentes http://elpais.com/elpais/2

viernes, 22 de marzo de 2013

La Diputación de Girona "no acatará" la sentencia sobre el catalán hasta que no sea firme


"En la relación interadministrativa y con otras administraciones del territorio u asociaciones, se pondrá continuar vehiculando todo en catalán", asegura el Joan Giraut

Girona. (EFE).- El presidente de la Diputación de Girona, Joan Giraut (CiU), ha asegurado este jueves que mantendrán el catalán como lengua de uso "preferente" en la corporación hasta que la sentencia del TSJC que anula parte de su reglamento lingüístico no sea firme, ya que presentarán recurso de casación contra la decisión.
El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) anuló ayer parte del reglamento lingüístico de la Diputación, concretamente el uso "preferente" del catalán, y desestimó otras peticiones de la asociación Convivencia Cívica Catalana.
Joan Giraut ha indicado hoy, acompañado por representantes de las otras dos formaciones representadas en la Diputación, ERC y PSC, que la corporación se da por enterada pero "no acatará" la sentencia hasta que esta sea firme.
"En la relación interadministrativa en la casa y también la relación con otras administraciones del territorio, u otras asociaciones, se pondrá continuar vehiculando todo en catalán", ha indicado Giraut, quien ha recordado que la lengua catalana está en desventaja respecto al castellano y que la aplicación de la sentencia todavía la perjudicaría más.
Por este motivo los servicios jurídicos se han puesto a trabajar para estudiar todas las vías posibles de recurso, ha explicado.


Leer más: http://www.lavanguardia.com/politica/20130321/54370513589/diputacion-girona-no-acatara-sentencia-sobre-catalan-hasta-que-no-sea-firme.html#ixzz2OFcmp651
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

jueves, 21 de marzo de 2013

Garitano recibe a representantes de Cataluña dentro de las jornadas sobre diversidad celebradas en San Sebastián

El diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, ha recibido este viernes en el Palacio de Miramar de San Sebastián a representantes institucionales, políticos, académicos y sociales de Cataluña, dentro de las jornadas 'Diversidad: Països Catalans y Euskal Herria', que tienen como objetivo la reflexión sobre la gestión de la diversidad en naciones sin Estado


SAN SEBASTIÁN, 15 (EUROPA PRESS)

El diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, ha recibido este viernes en el Palacio de Miramar de San Sebastián a representantes institucionales, políticos, académicos y sociales de Cataluña, dentro de las jornadas 'Diversidad: Països Catalans y Euskal Herria', que tienen como objetivo la reflexión sobre la gestión de la diversidad en naciones sin Estado.

Garitano ha ofrecido una recepción a los representantes catalanes en la que han estado presentes Xavier Bosch (responsable de Inmigración de la Generalitat), Àngel Colom (responsable de Inmigración de CiU), Oriol Amorós (diputado de ERC) y Ana Gabriel (CUP). Además, han asistido agentes sociales y académicos de Cataluña. 

En el acto, además del diputado general, han participado el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, y el miembro del comité científico de las jornadas Pedro Albite.

El diputado general ha destacado que "Euskal Herria y los Países Catalanes somos naciones sin Estado y cada una vive su propia realidad, pero los procesos de soberanía están iniciados en ambos pueblos".

"Nuestras sociedades han conocido cambios importantes. Somos pueblos plurales. Contamos con una diversidad de orígenes e identidades y ello supone un gran reto, un reto aún mayor en Euskal Herria y los Países Catalanes, ya que nos es negada nuestra nacionalidad. Sin embargo, nos gustan los retos y estamos en ello", ha manifestado.

Por su parte, Albite ha subrayado que "la creciente complejidad que aporta la diversidad de identidades y orígenes, y su gestión para la convivencia en la sociedad contemporánea se redobla para nuestros dos países, en cuanto que somos naciones sin estado, con culturas minorizadas".

"Deseamos que estas jornadas sean el primer paso en este camino, y nos gustaría que fuesen también el inicio de la puesta en marcha de una red de colaboración con las otras naciones sin estado en Europa", ha señalado.
fuentes http://www.gentedigital.es/san-sebastian/noticia

viernes, 15 de marzo de 2013

l papa Francisco y el derecho a decidir, en portada


Jorge Mario Bergoglio, el papa Francisco, reina hoy en el quiosco. No cabe otra. El cardenal deBuenos Aires se convirtió anoche a los 76 años en el primer pontífice no europeo de la historia reciente (desde el 754, cuando los sucesores de san Pedro empezaron a gobernar los terrenales Estados pontificios), en el primer latinoamericano (o italoamericano, que nació en Argentina de padres italianos emigrantes) y en el primer jesuita elegido Papa blanco. Todo un giro para quien ejerció en la dictadura militar argentina y gobernó el episcopado de aquel país durante los gobiernos peronistas de los Kischner, tiene un marcado discurso social (jesuita de oficio, franciscano de corazón, se dice de él), renunció a dar la batalla por la mitra en el anterior cónclave y afronta ahora un Papado a la sombra de un Papa emérito, el dimisionario Benedicto XVI.
zoomEL PERIÓDICO, 14-03-2013.
EL PERIÓDICO, 14-03-2013.
Mover la secuencia hacia la izquierdaMover la secuencia hacia la derecha
EL PERIÓDICO, 14-03-2013.
La Vanguardia, 14-03-2013.
Ara, 14-03-2013.
El Punt Avui, 14-03-2013.
El País, 14-03-2013.
El Mundo, 14-03-2013.
Abc, 14-03-2013.
La Razón, 14-03-2013.
La Gaceta, 14-03-2013.
Muchas cosas quiebran la tradición vaticana en la elección del papa Francisco. Y a ello se rinden las portadas de de hoy, en especial las monográficas y dobles (primera y última) de Abc (52 de las 96 páginas del rotativo de hoy se van en el relevo del pastor de la Iglesia católica) y de La Razón. En las otras seis portadas de las primeras ediciones de losdiarios de Barcelona y Madrid también hay coincidencia en la segunda noticia --la nueva moción del Parlament en favor del derecho a decidir de los catalanes que se amplía al 77% de la cámara, a 104 de los 135 escaños-- aunque no se entiende igual a ambos lados del Ebro.

EXPECTATIVAS EDITORIALES

Hay coincidencia generalizada, en todo caso, en las expectativas editoriales que trae el nuevo Papa.
El País titula su editorial "Esperanza de reforma. La elección de un papa dialogante y no europeo puede señalar el cambio que necesita la Iglesia". Y así acaba el texto: "Nadie esperaría un papa revolucionario y a veces las expectativas no responden al perfil del elegido, pero las credenciales de Francisco I de hombre recto y dialogante, unidas a su condición de jesuita, pueden ser una baza decisiva para la evolución requerida".
El de El Mundo se titula "Un Papa fuera de moldes para renovar la Iglesia". Y se remata así: "Es cierto que no se pueden esperar cambios radicales en una institución que tiene 20 siglos y en la que el dogma tiene un peso muy importante. Pero Bergoglio puede dar algunos pasos a los que no se atrevió Benedicto XVI, que al final de su mandato lanzó abiertos mensajes de repudio a algunas actitudes de la Curia. (...) En cualquier caso, el Papado imprime carácter y el lema de los jesuitas es 'Ad maoirem Dei gloriam'. Eso hace bastante imprevisible el camino que puede seguir el nuevo pastor vaticano, aunque hay numerosos indicios que permiten augurar que habrá importantes cambios en la Iglesia. Jesuita y argentino, una gran sorpresa".
Y un largo editorial de Abc --diario que entre otras muchas cosas destaca que el ingeniero Bergoglio estudió tres años una vez ordenado sacedorte en 1969 en Alcalá de Henares-- se titula "Un Papa para la nueva evangelización" y resalta al final: "No es un 'progresista', en el sentido que esperan algunos sectores de opinión ¿muchos de ellos ajenos y hostiles a la Iglesia católica¿, pero tampoco un inmovilista. Se adivina en él la fortaleza suficiente para asumir el peso de un Papado abierto a grandes esperanzas y desafíos que el Pontífice habrá de encarar con firmeza".
El de La Razón se titula, como su portada, "Un Papa que reza en español", y esta es su conclusión: "El nuevo Santo Padre, desde la atalaya de sus 76 años, pastoreará a más de 1.200 millones de católicos, la mayoría hispanohablantes".

EL PSOE Y CATALUNYA

Si los diarios barceloneses resaltan que con el PSC se amplía la mayoría del Parlament que apoya una consulta pactada por el derecho a decidir, como precisa la portada de EL PERIÓDICO, los diarios madrileños sacan otra punta al tema.
Desde la primera de El País ("Artur Mas refuerza su plan soberanista con la votación del Parlamento. El 77% de los diputados apoya la propuesta del PSC que rechaza el PSOE"), que no hace ninguna consideración editorial, hasta la de El Mundo. "El PSC --titula este en portada y dentro-- ejerce su derecho a decidir y deja en ridículo a Alfredo Pérez Rubalcaba". Y un suelto editorial acompaña: "El PSC, aliado con el soberanismo, da una nueva bofetada al PSOE" es su titular, y su tesis.
Y Abc se recrea por partida doble, con los socialistas españoles y con Catalunya. La primera página útil tras las 51 del Papa destaca que "los barones del PSOE no descartan ya un congreso para atajar la crisis. La mayoría exige a Rubalcaba cambios en la ejecutiva antes de la conferencia". Y la segunda, que "el PSC allana la vía kosovar de CiU y ERC y avala el 'derecho a decidir".
Los cuatro diarios afines al Gobierno de Rajoy, por otra parte, defienden a una la 'doctrina Parot' ante la posibilidad de que el tribunal de la UE la eche abajo. 

Y WERT, UN PUSILÁNIME

Para El Mundo, por lo demás, es noticia relevante la última entrega de la cruzada contra la inmersión lingüística en la escuela catalana. Ahí va el titular: "La reforma educativa es inconstitucional. Seis asociaciones en defensa del castellano --aclara el subtítulo-- acusan a José Ignacio Wert de 'dejación de funciones".
El texto agrega que --tras haber presentado 15 enmiendas al anteproyecto de ley de una Lomce que tras sucesivas reformas es "claramente insuficiente" para castellanizar a los niños catalanes, incluida la indemnización para los padres a los que no se les garantice el español-- los respresentantes de las seis asociaciones expresaron su temor a que la "presencia del castellano sea como hasta ahora, un maquillaje".

TITULARES DE PORTADA

EL PERIODICO: "Argentino y jesuita. Primer Papa no europeo de la historia. Jorge Mario Bergoglio, de 76 años adopta el nombre de Francisco I"; "El 77% del Parlament apoya una consulta pactada"; "Hoteleros y ejes turísticos piden horarios comerciales más flexibles".
La Vanguardia: "Francisco. El Papa del nuevo mundo. El argentino Bergoglio ocupa a los 76 años la silla de San Pedro"; "Montoro negociará el déficit con las autonomías"; "El Parlament amplía la mayoría a favor del derecho a decidir".
El Punt Avui: Gir vaticà. L'argentí Jorge Bergoglio és elegit papa amb el nom de Francesc I. Escollit per primer cop un jesuïta i llatinoamericà"; "104. El suport al dret a decidir supera els cent diputats al Parlament. Montoro s'obre ara a negociar el dèficit".
Ara: "Papa Francesc. L'argentí Jorge Mario Bergoglio, de 76 anys, serà el primer pontífex jesuïta i no europeu. El nou sant pare recuill el suport de moderats i progressistes pel seu discurs amb accent social"; "Més dret a decidir. El Parlament fa visible, amb els vots del PSC, suport rotund a la consulta. Sí, 104. No, 27".
El País: "La elección del jesuita argentino Bergoglio augura un giro en la Iglesia"; "Mas refuerza su plan soberanista con la votación del Parlamento"; "Maestros sin nociones de primaria".
El Mundo: "Jesuita y argentino. El nuevo Papa escoge el nombre que comparten San Francisco de Asís y San Francisco Javier"; "El PSC ejerce su derecho a decidir y deja en ridículo a Rubalcaba"; "Habrá elecciones en Navarra si Barcina pierde el congreso de UPN el domingo".
Abc: "Bienvenido Francisco I. El argentino Jorge Mario Bergoglio, nuevo Papa".
La Razón: "Papa Francisco: Un hombre humilde que reza en español".
La Gaceta: "Habemus papam': Francisco I".
fuentes http://www.elperiodico.com/es

jueves, 14 de marzo de 2013

El Govern acusa al PP de ser responsable de un "ataque lamentable" a los Mossos


Barcelona. (EP).- El Govern y el PP han elevado este miércoles el tono de sus reproches y han llevado al Parlament su enfrentamiento por la decisión de la líder popular catalana, Alícia Sánchez-Camacho, de prescindir de la escolta de los Mossos d'Esquadra en favor de la Policía Nacional.
En la sesión de control al Ejecutivo catalán en el pleno de la cámara, el conseller de Interior, Ramon Espadaler, ha reprochado a los populares ser los responsables de un "ataque lamentable" a la policía autonómica. "Se han equivocado, y mucho. Mezclando la seguridad y la política han hecho daño a la seguridad y a la política", ha sentenciado Espadaler, que ha insistido en asegurar que el Ministerio del Interior pidió retirar la escolta de Camacho hace dos semanas a través de una llamada telefónica.
Ante la petición del PP de que dimita el director general de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, el consejero ha sentenciado que no solo no accederá a esta demanda, sino que recalca la "confianza" en la dirección de la policía autonómica.
En un intercambio de reproches crispado que ha obligado a la presidenta del Parlamento, Núria de Gispert, a pedir silencio varias veces, el PP ha acusado al Govern de querer "acabar" con la carrera política de Camacho por su firme oposición al independentismo.
El diputado Sergio Santamaría ha asegurado que es "completamente falso" que haya habido ninguna petición del Ministerio para retirar la escolta de los Mossos, y ha retado a Espadaler a probarlo. Ha insistido en pedir la dimisión de Prat, por "mentiroso compulsivo y comisario político", y ha reiterado que la decisión de Camacho de prescindir de la escolta de Mossos es por su falta de confianza en Prat, no en los policías autonómicos.


Leer más: http://www.lavanguardia.com/politica/20130313/54369244662/govern-pp-responsable-ataque-mossos.html#ixzz2NUpKAZas
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

allardón niega haber ordenado a Torres-Dulce destituir al fiscal catalán


Madrid. (EFE).- El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha negado que diera instrucciones al fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, para destituir o forzar la dimisión del fiscal jefe de CatalunyaMartín Rodríguez Sol, porque de haber sido así "hubiera tenido noticias de ello".
En respuesta a una pregunta en este sentido del portavoz del grupo parlamentario vasco, Emilio Olabarria, en la sesión de control del Congreso, Gallardón ha destacado que Torres-Dulce "no es un fiscal particular del gobierno, es un fiscal general del Estado y no recibirá en este asunto, ni en ningún otro, ninguna instrucción que no se haga por el cauce legal y de forma transparente como establece el estatuto orgánico" del Ministerio Fiscal.
Ha explicado que, si bien el estatuto Fiscal permite al Gobierno interesar al fiscal general que realice actuaciones ante los tribunales, para ello es necesario un acuerdo del Consejo de Ministros y que se reúna la Junta de Fiscales.
Se trata por tanto de una actuación "transparente", no de carácter "privado", por lo que ha afirmado que de haber hecho esa petición a Torres-Dulce "tendría noticias de ello porque no sería algo reservado".
"Es extraordinariamente importante que no sembremos dudas acerca de la actuación de la Fiscalía", ha recalcado el ministro, que ha recordado que el Ministerio fiscal se rige por la dependencia jerárquica y por ello "corresponde al fiscal general entender si un fiscal ha entrado en un debate político, cosa que le prohíbe su estatuto como se lo prohíbe la ley orgánica a jueces y magistrados".
Ha insistido así en que valorar ese tipo de comportamientos "le corresponde al fiscal general del Estado, no al Gobierno".
Tras reconocer que vivimos "tiempos difíciles en los que las noticias de los tribunales ocupan demasiadas portadas de los periódicos que afectan al funcionamiento y credibilidad de nuestras instituciones", el ministro ha defendido que Torres-Dulce, con su conducta diaria, es "una de las garantías que deben tener los ciudadanos".
El fiscal general abrió un expediente de remoción al fiscal jefe de Cataluña tras sus declaraciones en una entrevista sobre la declaración soberanista del Parlamento catalán, aunque finalmente Rodríguez Sol presentó su dimisión a Torres-Dulce.


Leer más: http://www.lavanguardia.com/politica/20130313/54369238191/gallardon-niega-orden-torres-dulce-destituir-fiscal-catalunya.html#ixzz2NUorMvYo
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

Mas refuerza su plan soberanista con el respaldo del 77% del Parlament


El Parlamento de Cataluña aprobó ayer con el apoyo de 104 de sus 135 diputados una resolución en la que se insta al Gobierno de Artur Mas a iniciar un diálogo con el Gobierno español para acordar la celebración de una consulta en la que los catalanes decidan su futuro político. El texto fue promovido por el PSC y todos los partidos que lo apoyaron (CiU, ERC e Iniciativa-Esquerra Unida) coincidieron en la importancia de que los socialistas catalanes se sumen a la reclamación del derecho a decidir, la reivindicación sobre el que gira la política catalana desde hace meses. Solamente el PP y Ciutadans votaron en contra (27 diputados), mientras que los tres de la CUP se abstuvieron.
Pere Navarro, primer secretario del PSC, insistió en que su partido “no quiere la independencia, sino un Estado federal”, y añadió que estaba reclamando en España lo que ha ocurrido en “democracias avanzadas del mundo, como Canadá y el Reino Unido”. Es decir, una consulta pactada como la celebrada en Quebec y la que tendrá lugar en Escocia el año próximo. Si la consulta se llega a celebrar en Cataluña, Navarro insistió en que el PSC reclamará el no.
La resolución aprobada refuerza a Artur Mas como interlocutor ante el Gobierno español, según admitió el líder del PSC. Desde que el presidente de la Generalitat lanzó su órdago soberanista tras la manifestación independentista de la Diada no había logrado un apoyo político tan importante el de ayer.
El pasado 23 de enero, en la primera reunión del Parlamento catalán tras las elecciones autonómicas, se aprobó una declaración que definía a Cataluña como “sujeto jurídico y político soberano”. Ese texto, que el Gobierno de Mariano Rajoy, ha anunciado que llevará al Tribunal Constitucional tras el informe del Consejo de Estado, recibió el apoyo de 85 diputados, el voto en contra de otros 41 y dos abstenciones. 15 diputados del PSC optaron por el no, mientras que otros cinco rompieron la disciplina de voto y no participaron en la votación, lo que les valió también una multa de 400 euros por romper la disciplina de voto.Es decir, el proceso soberanista fue apoyado en enero por el 63% de la cámara y ayer por el 77% de los 135 diputados.
La resolución aprobada ayer es un calco de la que rechazó el pasado 26 de febrero el Congreso de los Diputados con los votos de PP y PSOE. Aquel día 13 diputados del PSC se desmarcaron por primera vez del grupo parlamentario socialista y votaron a favor de la resolución impulsada por CiU y que apoyaron otros grupos políticos.
CiU, ERC e ICV piden al PSC que no afloje y "aguante el tirón" del PSOE
La exministra y diputada por Barcelona Carme Chacón no participó en esa votación. Los 14 diputados díscolos del PSC fueron multados con 600 euros y la ruptura de la disciplina de voto hizo tambalear las relaciones entre los socialistas catalanes y españoles, al punto de volver a invocarse el escenario de la ruptura por parte de alguno dirigentes territoriales del PSOE. Aquel escenario parece haberse apaciguado y ambas direcciones trabajan ahora en definir un nuevo protocolo de relaciones.
La actuación del PSC en el Congreso hace 15 días fue evocada ayer por las fuerzas soberanistas catalanas, que coincidieron en reclamar a Navarro que aguante el tirón con los socialistas españoles. “Acompañadnos hasta el final, porque sabemos que el PP y el PSOE no quieren que los catalanes nos promunciemos”, le reclamó Marta Rovira, de Esquerra Republicana. “No se dejen intimidar por los que nos niegan el derecho a existir porque se impondrá la voluntad popular”, le espetó Jordi Turull (CiU) al líder del PSC, mientras que Joan Herrera (ICV) dijo que la actuación de los socialistas catalanes era “una gran noticia” que les situaba en “la centralidad del catalanismo político”.
La dirección del PSOE hace una lectura muy distinta de la actuación del PSC por impulsar esta resolución y considera que era innecesaria y reabre el distanciamiento en la familia socialista. Pere Navarro insistió en su tesis de que actúa así por coherencia y que su partido llevó el derecho a decidir en el programa de las autonómicas. Con todo, deslizó un mensaje al PSOE.
“Soy plenamente consciente de que las dificultades y las reticencias que levanta el derecho a decidir en España. Les aseguro que quien mejor lo sabe de este Parlamento soy yo, por razones obvias”, afirmó. Tras reclamar a Artur Mas que explique su plan soberanista a todas las instituciones y líderes políticos españoles, añadió: “Al menos con los socialistas españoles, su trabajo ya lo he empezado yo”.
La declaración es distinta de la que Mariano Rajoy  llevará al Tribunal Cosntitucional
Al hilo de estas palabras, el portavoz parlamentario del PP, Sant Rodríguez, reclamó a Navarro que “antes de dar lecciones” de democracia “convenza a Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba” de que pueda celebrarse la consulta. En su opinión, la iniciativa del PSC “da oxígeno a las tesis separatistas de CiU y ERC”. Menos educaco fue Albert Rivera, de Ciutadans, quien se refirió al titular de una entrevista y definió a Navarro como “el tonto útil de todo el separatismo”.
Navarro argumentó ayer que el texto presentado por el PSC nada tiene que ver con el de hace dos meses y preguntó a las fuerzas políticas que lo auspiciaron “porqué pasó el concepto de soberanía por delante de la posibilidad de llegar a un gran acuerdo con más de cien diputados en torno a lo que sí estamos de acuerdo”. Para Navarro, el derecho a decidir que defiende el PSC “es la suma del principio democrático y del principio de legalidad” y reprochó a CiU y ERC el “callejón sin salida” que supone el anuncio de “internacionalizar el conflicto”. De ahí que apelase de nuevo a la necesidad de mantener la cohesión social, huyendo del “enfrentamiento y el conflicto”.
Durante la sesión de control parlamentario, Artur Mas volvió a reiterar su intención de convocar una consulta dentro de la legalidad, sea española o catalana. El primer caso requiere una autorización del Gobierno español que se antoja imposible, según ha anunciado ya Mariano Rajoy. La otra opción sería convocar una consulta al amparo de la ley catalana que está tramitando el Parlamento autonómico. “¿Y que también debe ser legalidad, no?”, se preguntó ayer el presidente de la Generalitat antes de añadir que “este pueblo tiene derecho a ser consultado”.
Queda por ver la actuación del Gobierno español si finalmente se produce ese escenario y la convocatoria de la consulta acaba recurrida ante el Tribunal Constitucional. Mas insistió ayer en el caso de los “países y estados civiilzados” para referirse al Reino Unido o Canadá y dijo que esos procesos se hicieron “sin dar la espalda y dedicarse a insultar y a difamar y a poner constituciones como si fuesen muros infranqueables”.
La ley catalana que con toda probabilidad utilizará el Gobierno de CiU podría estar aprobada como muy tarde el próximo mes de septiembre. La intención es que puedan votar los ciudadanos a partir de los 16 años. El desenlace de ese proceso, sea el que fuera, conducirá con toda probabilidad a la disolución de la cámara catalana y la convocatoria adelantada de nuevas elecciones, según admiten todos los partidos políticos catalanes.
fuentes http://ccaa.elpais.com/ccaa

miércoles, 13 de marzo de 2013

¿Qué sucede en el PSC?


EL socialismo catalán no es comparable a otros partidos socialistas del Estado. Sus orígenes tienen poco que ver con el primer núcleo del PSOE en Cataluña y mucho más con la creación de la Unió Socialista de Catalunya (USC) en 1923. La USC no surge como una escisión del PSOE sino como una confluencia entre sectores del catalanismo popular de izquierdas y del socialismo autóctono. Sus referencias serán el laborismo británico y las socialdemocracias germánica y nórdicas y su virtud, hacer compatibles obrerismo y catalanismo. Durante la Segunda República participó en los gobiernos de la Generalitat con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). En 1936, una parte de militantes de la USC participaría en la fundación del Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC). Tras la Guerra Civil, el socialismo catalán se encuadrará en otro grupo autóctono fundado en 1946, el Moviment Socialista de Catalunya (MSC). Paralelamente, otros futuros dirigentes socialistas (Pasqual Maragall, Isidre Molas...) militaban en la versión catalana del Frente de Liberación Popular (FLP), el Front Obrer de Catalunya (FOC).
En 1974, miembros del MSC y del FOC confluyeron en la creación de Convergència Socialista de Catalunya (CSC) o Partit dels Socialistes de Catalunya-Congrés (PSC-C), mientras otros núcleos se aglutinaban en torno al Partit dels Socialistes de Catalunya-Reagrupament (PSC-R). En abril de 1977, el PSC-C y la Federación Catalana del PSOE, que tenía fuerza entre los sectores obreros de la inmigración, pactaron ir juntos a las elecciones del 15 de junio y fueron la fuerza más votada (28,6% de los votos y 15 diputados de 47); mientras que el PSC-R se presentaba con el Pacte Democràtic per Catalunya (PDC), que incluía a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Obtuvo el 16,9% de los votos y 11 diputados.
El proceso de unificación del socialismo catalán culminó en el congreso de julio de 1978 en el que el PSC-C de Reventós, la Federació Catalana del PSOE de Josep M. Triginer y los militantes del PSC-R que rechazaban el pacto con CDC fundaron el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), federado al PSOE pero con grupo propio en el Congreso de los Diputados. Las relaciones entre el PSOE y el PSC nunca han sido fáciles, sobre todo, en cuestiones que afectan a Cataluña. Ya en 1982, en relación con la LOAPA, se vieron las divergencias. El PSC era contrario a la modificación a la baja del régimen de autonomía y decidió presentar enmiendas al proyecto de ley, pero Felipe González y Alfonso Guerra amenazaron con romper la unidad socialista en Cataluña reactivando la Federación Catalana del PSOE si se oponían. De hecho, las relaciones han tenido siempre un punto de fricción, una velada amenaza y un equívoco: el excesivo catalanismo del PSC según el PSOE; la posible refundación de la Federación Catalana del PSOE, que mermaría los votos del PSC; el temor de los dirigentes socialistas catalanes a perder el voto de los inmigrantes de los 50 y los 60.
El PSC ha vivido tres décadas apresado por el temor de perder un voto socialista (los inmigrantes) pero no catalanista cuando al tiempo debía contentar a unos votantes -sobre todo en las comarcas rurales y en las clases medias urbanas- de claro perfil catalanista. Esa contradicción tiene que ver con los orígenes del partido y con la inmigración. Por una parte, durante la dictadura, el socialismo catalán tuvo un desarrollo interno independiente del PSOE que entronca con la tradición republicana de izquierdas, obrerista y catalanista y que le permitió jugar un importante papel en la preservación del hecho nacional. Por otra, la incorporación de un nuevo proletariado procedente de una inmigración de tradición socialista española abrió las puertas a la hegemonía socialista entre las clases populares del cinturón industrial de Barcelona.
El PSC ha vivido tres décadas apresado por el temor de perder un voto socialista (los inmigrantes) pero no catalanista
Por primera vez, los diputados del PSC en Madrid votaban distinto del PSOE, lo que ha tensionado las relaciones
El socialismo catalán ha vivido atrapado en una contradicción desde principios de los 80: no mostrar demasiado el perfil catalanista para no ahuyentar al voto de la inmigración y no indisponerse con el PSOE. Pero hace ya bastantes años que ese escenario dejó de existir. Por una parte, el grueso del voto en el cinturón industrial de Barcelona ya no es el de los inmigrantes, sino el de sus hijos o nietos que no mantienen las fidelidades políticas de unos abuelos llegados hace medio siglo o más de pueblos de Andalucía, Murcia o Extremadura. Por otra, el escenario político de Cataluña se ha movido muy rápidamente. Y en ese cambio de escenario el papel del PSC fue decisivo.
La llegada de Pasqual Maragall a la presidencia de la Generalitat en 2003 supuso la victoria de un outsider representante del sector más catalanista del socialismo catalán. En el acuerdo firmado por el PSC, ERC e ICV destaca el objetivo de "elaborar un nuevo Estatuto y adoptar un nuevo sistema de financiación", ya que el déficit fiscal creciente con España (la sensación, real, de que en términos de PIB se contribuye mucho más de lo que se recibe en financiación y en infraestructuras) estaban afectando al crecimiento de la economía catalana y al estado de bienestar de sus ciudadanos. Con la victoria del PSOE en las legislativas de marzo de 2004, parecía que tanto el nuevo Estatuto (Rodríguez Zapatero prometió aceptar el que llegara de Catalunya) como el nuevo sistema de financiación eran posibles. Error. Porque el tema del Estatuto reavivó las fricciones entre un PSOE español y un PSC catalanista que veía cómo el escenario había cambiado y muchos hijos o nietos de inmigrantes eran también catalanistas.
Acabó en desastre. El Estatuto fue recortado en el pacto Zapatero-Mas de enero de 2006 y en la comisión constitucional del Congreso. Se salvaron algunas cuestiones claves relacionadas con la financiación, pero el recurso del PP ante el Tribunal Constitucional (TC) hizo el resto. Cuando, cuatro años más tarde, se dictó la sentencia, la repuesta fue una gran manifestación en Barcelona (10 de julio de 2010). Lo que quedaba de sentimiento autonomista en Cataluña lo mató la sentencia del TC. A partir de entonces, la centralidad política se desplazó hacia el derecho a decidir ante la constatación de que era imposible llegar a ningún de entendimiento con un Estado que no acepta la pluralidad nacional. Además, el incumplimiento por parte del Gobierno español del pago de las cuantías derivadas del fondo de competitividad y de lo que quedaba del Estatuto contribuyó a incrementar la desafección política hacia España (como advirtió el president José Montilla en una conferencia en Madrid en 2007), al mismo tiempo que las políticas de recortes -aplicadas por el gobierno de CiU con el apoyo del PP desde 2011- alimentaban el sentimiento independentista bajo un prisma no identitario: lo que se penalizaba no es ser catalán, sino vivir en Cataluña. Un argumento muy poderoso si lo que se pretende es avanzar con la máxima cohesión social hacia la consecución de un Estado propio.
Las últimas secuencias son recientes: la gran manifestación del 11 de septiembre de 2012 bajo el lema Cataluña, nuevo Estado de Europa; la negativa de Rajoy a negociar un pacto fiscal; la resolución sobre el derecho a decidir del Parlament del 27 de setiembre de 2012, donde Ernest Maragall votó a favor rompiendo la disciplina de voto del PSC, que había optado por la abstención; la convocatoria de elecciones anticipadas, que fueron un descalabro para CiU y el PSC, pero una victoria indiscutible del voto a favor del derecho a decidir; la Declaración de soberanía y el derecho a decidir del pueblo de Cataluña del 23 de enero que fue aprobada con los 85 votos (sobre 128 votos emitidos) de CiU, ERC, ICV y de la Candidatura de Unitat Popular (CUP) y los votos en contra del PP, Ciudadanos y el PSC, lo que provocó la segunda ruptura socialista ya que cinco diputados se negaron a votar; y los episodios de guerra sucia de orígenes nada claros.
Es el escenario en el que tiene que lidiar Pere Navarro, nuevo secretario general del PSC tras el 12º congreso (diciembre de 2011), donde tuvo el apoyo del aparato del partido y de una parte importante de los electos municipales. Y ha de lidiar con dos toros de peso: contener la caída libre del PSC en las elecciones (52 parlamentarios en 1999; 42 en 2003; 37 en 2006; 28 en 2010; 20 en 2012) y adaptar el programa socialista al nuevo escenario. Pero el exalcalde de Terrassa ha sorprendido a propios y extraños. Después del error de votar en contra de la declaración del 23 de enero y a la vista del descontento que ello ocasionó entre los dirigentes más vinculados al sector catalanista y, sobre todo, entre las bases, Navarro viró y el PSC apoyó en el Congreso las propuestas de CiU e ICV que defendían negociar con el Gobierno español la realización de una consulta legal y acordada (en este caso fue Carme Chacón la que no votó). Por primera vez, los diputados del PSC en Madrid votaban distinto del PSOE, lo que ha tensionado las relaciones entre ambos partidos. Y, sin embargo, Navarro ha sido muy claro: sí rotundo a que los ciudadanos puedan decidir; hacer lo posible para que la consulta sea legal; en contra de la independencia de Cataluña. No son malas cartas para ocupar el espacio vacío entre los férreos partidarios de negar el derecho a decidir con el pobre argumento de la Constitución, los partidarios de la independencia y las dudas de CiU, sobre todo de UDC. Pero habrá que saber jugarlas. Incluso con la oposición del PSOE.
fuenteshttp://www.noticiasdegipuzkoa.com/