sábado, 26 de julio de 2014

Cataluña: el tránsito del desencuentro al diálogo

ando se habla de desencuentro entre Cataluña y España, a veces no se tiene en cuenta que la relación entre la comunidad más poderosa económicamente y el Gobierno central ha sido, en líneas generales, fructífera desde la aprobación de la Constitución en 1978 hasta el recorte del Tribunal Constitucional al Estatuto de Autonomía (2010). Es decir, que las cosas han funcionado razonablemente bien durante 32 años.
Las preguntas son dos: 1ª. ¿Por qué se quebró esa relación? 2ª. ¿Tiene arreglo la situación?
Veamos lo que ha ocurrido en Cataluña para tratar de responder a la primera de las preguntas.
Sobre el papel, el mapa político no ha sufrido grandes cambios.
Contrariamente a lo que pueda pensarse a primera vista, el equilibrio entre el voto nacionalista y el no nacionalista ha sido bastante estable. En las elecciones autonómicas de 1984, por ejemplo, la suma de CiU y ERC representó el 51,2% del electorado, mientras que la del PSC y el PP alcanzó sólo el 37,8% del voto. En las últimas elecciones autonómicas, celebradas en 2012, la suma de CiU y ERC se quedó en el 44,4%, mientras que la del PSC y el PP fue del 28,1%. Si le sumamos el 7,6% de Ciutadans, el voto no nacionalista habría obtenido el 35,7%.
La propuesta del 'derecho a decidir' ha calado transversalmente en casi todos los grupos catalanes
Si tomamos los resultados de las elecciones generales, el voto no nacionalista siempre ha ganado en Cataluña. En 1977 la diferencia fue de más de 11 puntos y en 2011 se acortó a 3 puntos.
Sin embargo, los porcentajes ocultan un auténtico terremoto político: El PSC se ha desplomado; han aparecido partidos nuevos como Ciutadans y la CUP, y ERC ha igualado en expectativa de voto a CiU.
Pero aún más importante, CiU ha asumido el programa independentista de ERC, de forma que ahora, en lo esencial, funcionan como un bloque homogéneo.
Otro elemento diferencial respecto a lo que sucedió durante más de 30 años es que han aparecido organizaciones ciudadanas fuertes que, en gran medida, marcan la pauta a los partidos nacionalistas, como la Asamblea Nacional de Cataluña.
El planteamiento del referéndum, el llamado derecho a decidir, ha sumado a los nacionalistas a partidos de izquierda como ICV la CUP y, de hecho, ha roto en dos al PSC. Ahora el bloque mayoritario en la sociedad catalana se agrupa no en torno a la independencia o al deseo de seguir perteneciendo a España, sino en torno al derecho a decidir.
Ese hecho representa un cambio esencial en la política catalana, por cuanto rompe dos confrontaciones clásicas: izquierda/derecha, nacionalismo/no nacionalismo.
Varias claves explican por qué se ha producido ese vuelco. Algunas de ellas tienen que ver con los cambios de posición de los líderes políticos catalanes. En primer lugar, Pasqual Maragall. Su decisión de crear un bloque de izquierdas, sumando a ICV y a ERC para hacerse con la Generalitat, le llevó a asumir la demanda de un nuevo Estatuto, lo que dejó a CiU descolocada. Sus competidores le habían arrebatado su propia bandera.
Por su parte, Artur Mas ha pasado de ser un moderado a convertirse en un radical que ha superado incluso a Jordi Pujol. Situado en la cúpula de CiU para controlar el partido en espera de la maduración de Oriol Pujol, ahora cree que él puede pilotar la independencia de Cataluña. La publicación de la cuenta en Suiza, que consideró una «agresión» directa del PSC, le marcó enormemente. Desde entonces, me confesó en Barcelona, ya no lee periódicos.
Otra clave para entender lo que está pasando es el relativo aislamiento del PP. La campaña contra el nuevo Estatuto y el recurso al Constitucional le dio votos en el resto de España, pero eso dio pie a que tanto los nacionalistas como la izquierda fabricaran la imagen de que el PP esta «contra Cataluña».
Por otro lado, los medios catalanes públicos y los privados asumieron plenamente la reivindicación del derecho a decidir como una propuesta transversal y movilizadora. Por su parte, los medios conservadores hicieron una campaña en contra del Estatuto y en contra del nacionalismo que fue vista desde Cataluña como una «agresión organizada desde España».
A todo esto hay que añadir la recesión económica, que obligó a hacer duros recortes a la Generalitat, lo que fue justificado por ésta como una consecuencia de la injusticia del sistema de financiación: los catalanes tienen que apretarse el cinturón, mientras que otras comunidades, como Extremadura, gozan de mejores servicios a costa de la transferencia de fondos desde las CCAA con mayor renta. De ahí el «España nos roba».
Rajoy debe reunirse con Mas tras el 9-N. La única forma de romper la actual dinámica es el diálogo.
Ante este cambio sustancial, ¿cómo reaccionó el Gobierno? Probablemente imbuido por las angustias económicas, Rajoy no supo apreciar la profundidad del problema de Cataluña, lo que llevó a Moncloa a elaborar la teoría del suflé, según la cual el independentismo se cura con la recuperación económica.
Cómo decía Lenin, la cuestión ahora, más que mirar hacia el pasado es «¿qué hacer?».
Antes que nada hay que decir que el referéndum es un callejón sin salida.
Artur Mas, quizás forzado por ERC, ha puesto sobre la mesa un reto que el Gobierno no puede aceptar: un referéndum en el que los catalanes deberían decidir si quieren seguir en España o separarse; en puridad, un referéndum de autodeterminación. Aunque la Generalitat lo planteé como una consulta no vinculante, la realidad es que un voto mayoritario a favor de la independencia crearía un problema político irresoluble.
El Gobierno se aferra a la ley. La Constitución es clara en el sentido de limitar la convocatoria de referéndums.
Ante un calendario de vértigo (septiembre, nueva ley de consultas; 9-N, recurso al TC) ¿Qué debería hacer Rajoy?
Inmediatamente después del 9-N, el presidente debe llamar a Moncloa a Artur Mas y abrir un proceso de negociación en el que se ponga sobre la mesa un nuevo sistema de financiación.
Para hacerlo, el Gobierno debe ir en todo momento de la mano del PSOE, porque en el horizonte hay que ir hacia una reforma de la Constitución. Pero no, o no sólo, para satisfacer a Cataluña. Es que hay que modificar la Constitución porque la sociedad está reclamando un cambio.
Las elecciones del 25 de mayo nos han mostrado que la sociedad está cuestionando los viejos esquemas. O los grandes partidos reaccionan o los ciudadanos les pasarán por encima.
Si el problema catalán se enquista en el desencuentro, no sólo será malo para Cataluña, sino para toda España. Todos viviremos peor en el desencuentro. Demos una oportunidad al diálogo.
(Extracto de la conferencia pronunciada en El Escorial sobre el 'Desencuentro España/Cataluña').
fuenteshttp://www.elmundo.es/opinion/2014/07/05/53b85de6268e3ee2168b457c.html

El PSC planteará a Pedro Sánchez tener grupo propio en el Congreso

El alcalde de Lérida, Àngel Ros, propuesto presidente del PSCeste lunes por el nuevo líder del partido, Miquel Iceta, ha avanzado su intención de plantear al nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que los socialistas catalanes tengan grupo propio en el Congreso.
El nuevo presidente del PSC ha deseado que Sánchez sea un gran secretario general y le ha pedido que «entienda la realidad catalana». Para el alcalde de Lleida, entender esta realidad implica reformular la relación entre Cataluña y España porque, a su juicio, el modelo autonómico y constitucional está agotado. En su opinión, es necesaria «una segunda transición, una reforma constitucional» y «avanzar» hacia el estado federal «reconociendo» la plurinacionalidad.
Ros ha explicado que ya ha felicitado a Iceta por el apoyo que ha recibido de los socialistas y ha asegurado que su partido «está dando muestras muy claras de un avance hacia la democracia interna». El también primer secretario del PSC de Lérida ha remarcado que la figura de presidente en una organización va asociada a un rol de moderación para conseguir un objetivo común que, en el caso de su partido, es «la reconstrucción del espacio socialista en Cataluña». «Hemos de recuperar este espacio y, sobre todo, la credibilidad entre los ciudadanos», ha afirmado Ros, que también ha dicho que trabajará para facilitar la vuelta de los llamados diputados díscolos una vez que Iceta ya ha manifestado que tiene la intención de resolver de inmediato esta situación para que los diputados y diputadas puedan volver a ejercer en plenitud su trabajo parlamentario.
Preguntado por si su fichaje por parte de Iceta significa que ha dejado de ser crítico con el PSC, Ros se ha limitado a afirmar que una persona de izquierdas «ha de ser crítica toda la vida porque es la única manera de avanzar hacia el progreso».

fuenteshttp://www.lavozdegalicia.es/noticia/politica/2014/07/14/psc-planteara-pedro-sanchez-tener-grupo-propio-congreso/00031405366473366154964.htm?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:%20lavozdegalicia/nzFP%20(La%20Voz%20de%20Galicia%20%7C%20Portada)

Sánchez quiere reforzar la relación con el PSC, pero rechaza una consulta de ámbito catalán como la que propone Iceta

El nuevo líder del PSOE, que asiste el sábado al congreso que proclamará a Miquel Iceta como líder de los socialistas catalanes, quiere reforzar la relación con el PSC pero no irá más allá de una reforma constitucional federal con "el refrendo de todos los españoles".
Aún es pronto para saber por dónde irá el recién elegido secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en muchos aspectos de la política, aunque por las declaraciones que ha hecho hasta el momento se puede augurar que se mantendrá en la ortodoxia de la socialdemocracia. No se esperan cambios radicales, pero él, que conoce mejor que nadie las conclusiones de la Conferencia Política de noviembre del año pasado, porque fue encargado explicárselas a las agrupaciones, marcará sus prioridades y su impronta personal a esas alternativas políticas.
Pero hay algo en lo que ya se pronuncia con claridad meridiana: el polvorín catalán. El mismo miércoles explicó en unas breves declaraciones su posición al respecto: "La declaración de Granada, la reforma constitucional, la España federal y el refrendo de todos los españoles. De ahí no me voy a mover y lo saben muy bien los socialistas catalanes", insistió.
Sánchez, que estará este sábado en la apertura del congreso del PSC, quiere estrechar las relaciones con los socialistas catalanes -ya lo dijo en su discurso de elección el pasado domingo-, pero no está dispuesto a transigir con ningún tipo de consulta que se realice únicamente en el ámbito catalán. Es decir, que respetando mucho al nuevo primer secretario del PSC, Miquel Iceta, no comparte su propuesta de hacer una consulta para que los catalanes se puedan pronunciar sobre su futuro, tal y como defendió Iceta que señaló incluso qué pregunta se debía hacer en ese referéndum: "¿Quiere que el Govern negocie con las instituciones del Estado un acuerdo que garantice el reconocimiento del carácter nacional de Cataluña, un pacto fiscal solidario y el blindaje de las competencias en lengua y cultura?".
Iceta, que seguramente es uno de los socialistas catalanes que más cercanía ha tenido siempre con el PSOE, es considerado por algunos barones territoriales como un "político muy válido, inteligente, brillante y astuto" pero también "demasiado imaginativo, muy ocurrente". Es a esta última faceta a la que atribuyen su propuesta de consulta alternativa a la que quiere convocar el president Artur Mas para el 9 de noviembre.
Trato especial en fiscalidad, lengua y cultura
No obstante, el propio Sánchez, en su campaña para las primarias internas, defendió en Barcelona que la reforma de la Constitución debería recoger un trato fiscal especial para Cataluña, el reconocimiento de Cataluña como nación y la atribución de competencias lingüísticas y culturales exclusivas. Nada muy diferente de lo que viene diciendo el PSOE desde que hace un año formalizara en Granada su propuesta territorial, pero sí fue más allá de que la Constitución reformada reconozca "la singularidad de Cataluña" al decir que reconozca a Cataluña como nación. No volvió a citarlo porque pensó, seguramente por las reacciones internas, que se había equivocado. Así, al menos, lo expresan personas de su entorno más próximo que también afirman que Sánchez será más moderado con la cuestión catalana que lo fue el propio Alfredo Pérez Rubalcaba.
Así que su intención es recoger velas. Sobre todo en el tono. Porque, según cuentan, su objetivo es tratar de recuperar el PSOE de Felipe González, de reconciliarse primero con los votantes socialistas del resto de España, y está convencido de que si el PSOE se empieza a visualizar como una alternativa de gobierno clara frente al PP, también los votantes socialistas de Cataluña le apoyarán. Es una manera diferente de verlo. Porque hasta ahora siempre se decía que sin el voto de los socialistas catalanes el PSOE no podría volver a gobernar en España y Sánchez parece pensar que si recupera el apoyo en el resto de España, el de los votantes socialistas catalanes llegará de manera natural.
fuenteshttp://www.cronicaglobal.com/es/notices/2014/07/-de-ahi-no-me-voy-a-mover-y-lo-saben-bien-los-socialistas-catalanes-sanchez-quiere-reforzar-la-relac-9708.php

Miquel Iceta defiende el federalismo "como única vía" en la relación España-Cataluña

El nuevo líder del PSC ha pedido a Artur Mas que "no se engañe" con una consulta soberanista que no se hará. "No hay solución fuera del camino del dialogo, la negociación y el pacto", ha subrayado.
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha tomado las riendas del partido con un primer discurso que ha convertido en un alegato sobre el federalismo, un modelo de Estado que ha presentado como la "única vía" para dar salida al encaje entre Cataluña y el resto de España.
En su intervención para clausurar el congreso extraordinario que le ha proclamado líder, ha advertido a los que dicen que los socialistas catalanes defienden una 'tercera vía' entre independencia y 'status quo' que no se trata de la tercera, sino de la primera opción: "Eso para mí es la primera vía, y a la hora de la verdad la única".
Iceta ha argumentado que no existe solución fuera del camino del diálogo, la negociación y el pacto, y ha erigido a PSC y PSOE como los partidos que pueden promover este escenario promoviendo una reforma constitucional "que haga de España un Estado federal capaz de reconocer la diversidad nacional".
Iceta ha lanzado asimismo un claro mensaje de unidad interna al afirmar que "al PSC no sobra nadie, sino que falta mucha gente", y ha prometido trabajar para "recuperar a los que se han marchado" y acercar "a los que se han alejado".
El nuevo líder del PSC ha cerrado la nueva ejecutiva de los socialistas catalanescon 45 personas, con un acento muy importante en la política municipal, a menos de un año de los comicios locales, puesto que una decena de personas trabajarán en esta área.
Además, Iceta recupera nombres ilustres y veteranos dirigentes, como Josep Maria Sala (Ciudadanía), Carles Martí (Formación) o Caterina Mieras (Salud), en una ejecutiva queestará presidida por el alcalde de Lleida, Àngel Ros, y que tendrá a Núria Parlón y Asumpte Escarp como viceprimera secretaria y secretaria de organización, respectivamente.
Así, el área de la secretaria de Política Municipal, dirigida por el vicepresidente de la Diputación de Barcelona Antoni Fogué estará integrada por cerca de una decena de dirigentes como adjuntos, muchos de ellos alcaldes o candidatos en el territorio: Maria Dolors Conde, Manel de la Vega, Francisco Romero, Mercè Cardona, Jordi Serra, Estanis Puig, Noemí Trucharte y Sergi Vilamada.
fuenteshttp://www.antena3.com/noticias/espana/congreso-psc-ratifica-hoy-iceta-como-lider-contara-presencia-sanchez_2014071900005.html

El 70% del empresariado catalán apuesta por el diálogo ante el debate soberanista

  • Dan por acabada la crisis pero auguran una recuperación lenta del empleo

La mayoría de grandes empresarios catalanes consultados por PWC para el informe 'Temas candentes de la economía catalana: visión de los empresarios ' han detectado ya un efecto negativo (47,8%) o muy negativo (19,6%) en las relaciones económicas y empresariales entre Cataluña y el resto de España por efecto del debate soberanista, aunque todavía sin impacto en sus actividades o cuentas de resultados ni en las inversiones externas en esta comunidad.
Así lo expone el informe presentado este lunes en Barcelona por la consultora con la asistencia del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y empresarios y directivos de las empresas catalanas que han participado en el estudio.
El documento expone que alguno admite, como experiencia aislada: "En algunas zonas y en algunas ocasiones, no nos reciben precisamente con los brazos abiertos por ser catalanes , al contrario de lo que sucedía hace unos años".
El informe recoge las principales preocupaciones del empresariado catalán en nueve áreas clave como son el crecimiento, el sector financiero, la formación, el turismo, la fiscalidad, las infraestructuras, la internacionalización, la innovación y tecnología y el futuro político.
Respecto a este último punto, el 31,1% de los consultados pide diálogo entre los gobiernos de España y Cataluña para llegar a un acuerdo entre ambas posturas, y el 26,7% cree que el desenlace del proceso soberanista debería ser la consulta del 9 de noviembre.
El 22,2% aboga por reformar la financiación autonómica y otras cuestiones que plantea el Govern, y el 15,6% por reformar la Constitución, mientras que un 4,4% ve en la independencia el final del proceso soberanista.
Hay opiniones enfrentadas sobre el impacto del proceso soberanista en la economía catalana y las futuras inversiones empresariales, con un 47,8% de los consultados que no ve impacto, mientras que el 45,6% prevén un impacto negativo (30,4%) o muy negativo (15,2%), y solo un 6,5% prevé un impacto positivo.
Por el momento, no incluyen la posibilidad de independencia en sus análisis económicos -excepto alguna idea minoritaria que contempla el traslado de actividades fuera de Cataluña si se consuma la separación de España-, y tildan una eventual salida de la UE de desastre, drama o catástrofe: "No me lo puedo ni imaginar", respondió uno de los entrevistados.
Por todo ello, piden diálogo y negociación a los gobiernos, y advierten de que la prolongación del problema no está contribuyendo a acercarse a la solución o a reducir la distancia que separa las distintas posturas de las fuerzas políticas.
También reclaman más información sobre la situación del proceso y sobre las consecuencias que podrían suponer los hipotéticos escenarios institucionales de Cataluña en el futuro.
Sobre el papel del empresariado en este debate, algunos defienden que este colectivo no debe participar aún o tener postura pública, si bien afirman que en un futuro próximo la opinión del mundo económico catalán tendrá que ocupar "el lugar que le corresponde" dado su relevancia.
Recuperación
Los grandes empresarios catalanes son optimistas sobre el futuro de la economía, pero el 83% prevé creación de empleo a ritmo lento vinculada a la fortaleza de la demanda y a las reformas que se acometan en el futuro.
Piden profundizar en la reforma laboral, simplificar las modalidades de contratación, impulsar el trabajo a tiempo parcial, reducir las cotizaciones sociales y recuperar los flujos de financiación tras una reestructuración bancaria que ven positiva.
También reclaman a los políticos estabilidad en el sistema educativo y en los incentivos a la innovación, y revisar el sistema de becas y la distribución geográfica de las universidades, para responder a las necesidades del sistema productivo.
En materia fiscal, proponen reducir la imposición personal de las rentas medias y empresariales, unas rebajas que se podrían ver compensadas por elevaciones de algunos impuestos indirectos, y manifiestan su preocupación por el "freno adicional" que suponen los impuestos propios, locales y autonómicos para la actividad empresarial, con mayor presión fiscal en Cataluña que en otras comunidades.
Respecto al turismo, abogan por la apertura de nuevas rutas aéreas con países emergentes, una mayor diversificación de la oferta turística y la elevación del poder adquisitivo de los visitantes.
Asimismo, insisten en la petición del Corredor Mediterráneo, más conexiones logísticas intermodales, y mayor inversión en infraestructuras energéticas para reducir los altos costes, especialmente en la industria, además de un sistema de pago por uso de infraestructuras de transporte armónico en todo el Estado.
El estudio se ha realizado a partir de tres tipos de fuentes: las reflexiones de un grupo de trabajo integrado por presidentes y consejeros delegados de algunas de las principales compañías catalanas; a partir de entrevistas en profundidad con una serie de primeros ejecutivos, y con una encuesta realizada a una muestra de presidentes y consejeros delegados.

Sánchez invita a Rajoy a que abandone el "no" sobre Cataluña y pacte la reforma constitucional

  • Será uno de los mensajes que trasladará al presidente en su reunión
  • "El 'no' no lleva a ninguna parte", señala el nuevo líder del PSOE
  • Dice que su Ejecutiva será "renovada" y con gente con capacidad

El nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, invitará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la reunión que ambos mantendrán en la Moncloa el próximo lunes, a que abandone el 'no' en relación al debate sobre Cataluña y al "conflicto territorial de España" y que "afronte un proceso de reforma constitucional para dar sentido al Estado federal que es España".
Así lo ha dicho en una rueda de prensa tras la reunión mantenida con el secretario general de CC.OO, Ignacio Fernández Toxo, en la que ha señalado que el 'no' no lleva "a ninguna parte" y que el "tiempo de inmovilismo ha acabado".
"Estoy esperando a ver qué plantea el presidente el relación a este asunto y cuál es su posición", ha explicado el futuro secretario general del PSOE, quien ofrece al Ejecutivo "voluntad de diálogo sincero, leal, fiable y claro" y la posibilidad de definir un nuevo marco de convivencia territorial.
Las líneas rojas de Sánchez en relación a Cataluña son la soberanía nacional, el principio de igualdad de los españoles, la solidaridad territorial y el reconocimiento a la diversidad y pluralidad.

"España necesita una nueva generación de políticos"

Considera que España necesita una nueva generación de políticos que definan un nuevo marco de convivencia territorial, social y económica del país y Rajoy no está dando respuesta a esto, en su opinión.
En relación a la regeneración democrática de España ha señalado que solo podrá venir de la "jubilación democrática de Rajoy", a quien ha recordado la "financiación irregular en todas las plantas de Génova".
Preguntado por la futura Ejecutiva del PSOE, que se anunciará en el 39 Congreso que se celebra este fin de semana, Sánchez ha dicho que será una Ejecutiva "renovada" llena de gente "con capacidad política y técnica" y ha dicho que saldrá un proyecto socialista "renovado y reconocido".
fuenteshttp://www.rtve.es/noticias/20140723/sanchez-invita-rajoy-pacte-reforma-constitucional-abandone-relacion-cataluna/979821.shtml