miércoles, 30 de diciembre de 2015

Feliz Año 2016


Un nuevo año es el nuevo comienzo y mil momentos 

que festejar, que se cristalice cada noble afán de tu

 corazón!

martes, 29 de diciembre de 2015

Jordi Sànchez: “La CUP investirá a Mas pero su apoyo llega tarde”

El presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, se ha mostrado convencido de que la CUP acabará invistiendo a Artur Mascomo presidente de la Generalitat de la XI legislatura pero se ha mostrado pesimista sobre el éxito del futuro del proceso soberanista: “La CUP investirá a Mas, pero será un apoyo que llega tarde”, ha advertido, puesto que a su juicio es “innegable” que “el proceso se ha desgastado”, ha asegurado.
En declaraciones a Radio Euskadi, Sànchez se ha mostrado confiado en el acuerdo entre Junts Pel Sí y la CUP, a pesar de la “complejidad del mismo”, y ha insistido en que “el acuerdo debe ser para toda la legislatura, porque el reto para construir un país es enorme”. Además, no se ha mostrado asustado ante la posibilidad de que haya nuevas elecciones en Catalunya, si bien no son “lo deseable”, si finalmente se convocan “no se acaba el mundo”, ha opinado.
Sànchez ha reconocido que una parte de los independentistas sufre cierta “fatiga” y ha asegurado que aprecia un “desgaste” del proceso hacia la independencia causado por las negociaciones entre Junts pel Sí y la CUP. “El desgaste que se ha producido es innegable, hay sectores de la población con una cierta fatiga”, ha subrayado Sánchez, que no descarta un escenario de nuevas elecciones, pero que ha recordado que lo mejor sería “que haya un Govern y que éste pueda llevar a cabo el proceso institucional previsto”. Sánchez también ha explicado que la ANC está trabajando discretamente para que las negociaciones entre JxS y la CUP lleguen a buen puerto.
fuentes : http://www.lavanguardia.com/politica/20151229/301093147715/pedro-sanchez-cup-investidura-tarde.html

El Govern replica a Rajoy que el desastre es su inmovilismo y falta de diálogo


La vicepresidenta del Govern en funciones, Neus Munté, ha respondido hoy al hecho de que el presidente del Gobierno en funciones, MarianoRajoy, haya calificado de “desastre” un gobierno catalán apoyado por laCUP, y ha afirmado que el desastre “es su inmovilismo” y “su falta dediálogo”.
En la rueda de prensa posterior a la reunión del ejecutivo catalán, Neus Munté se ha referido a las declaraciones de Rajoy en las que considera “un desastre” la posibilidad de que pueda haber un gobierno catalán apoyado por la CUP. “Lo que es del todo insólito -ha afirmado Neus Munté- es que se pueda calificar de desastre que, como consecuencia de las elecciones del 27S, se construya un Govern que refleje la mayoría absoluta independentista que hay en el Parlament”.
La vicepresidenta ha calificado de “desafortunadas” las declaraciones del presidente del gobierno español y ha añadido que quizás “el desastre es la versión monolítica que tiene Rajoy, que demuestra no haber entendido nada del resultado de las elecciones catalanas”.
fuentes: http://www.lavanguardia.com/politica/20151229/301095386554/govern-rajoy-desastre-inmovilismo.html

lunes, 28 de diciembre de 2015

La CUP deja ahora el futuro de Mas en manos de cien asambleas

El proceso de decisión dentro de la CUP sobre la investidura de Artur Mas vuelve a empezar. Y esta vez tendrá que completarse en apenas cinco días. El partido anticapitalista, que el pasado domingo se mostró incapaz de decidir en una multitudinaria asamblea si inviste al actual presidente en funciones, puso ayer en marcha una nueva ronda de consultas a sus bases que derivará en un centenar de asambleas locales. Unos setenta delegados de estas asambleas —que hace un mes ya rechazaron a Mas— se pronunciarán definitivamente este sábado.
La CUP no se cansó ayer de pedir respeto para su sistema de toma de decisiones, que a ojos del resto de partidos resulta paralizante y que ha dejado muy debilitado a Artur Mas. Sus militantes defendieron en las redes sociales que el sistema asambleario es el más democrático y que si aún no ha habido acuerdo es porque el líder de Convergència y presidente de la Generalitat en funciones no ha querido dar un paso atrás como le han pedido reiteradamente.
El insólito empate a 1.515 votos registrado en la asamblea del domingo entre partidarios y contrarios a la investidura de Mas tendrá que dirimirse ahora en el seno del consejo político de la formación. Este organismo, que sería el equivalente al comité federal del PSOE, lo forman los diputados de la CUP (que no tienen derecho a voto), los 15 miembros del secretariado y entre tres y seis representantes de cada una de las 13 asambleas territoriales que tiene la formación. En este caso, el consejo político del próximo sábado se ampliará a una docena de representantes de organizaciones políticas que apoyaron a la CUP en los comicios del 27-S.
La singular organización de la formación anticapitalista provocará que entre estos dirigentes que decidirán sobre la investidura del presidente de Cataluña haya delegados de asambleas territoriales de fuera de esa comunidad autónoma, concretamente de los otros territorios de los llamados por los nacionalistas Países Catalanes, como Valencia y Perpiñán.
Los representantes territoriales se limitarán a transmitir con su voto el resultado de las asambleas previas que habrán hecho en su zona. El voto de cada una de las 13 asambleas territoriales se dirimirá en un centenar de cónclaves a nivel municipal. En el caso de la ciudad de Barcelona la militancia se pronunciará entre el martes y el miércoles.

Rechazado hace semanas

 Este intrincado sistema de toma de decisiones vuelve a dejar el futuro de Mas en manos de unas asambleas territoriales que ya le han rechazado una vez, hace cuatro semanas. Entonces, en una primera ronda de votaciones, seis de las 13 asambleas se opusieron abiertamente a la investidura, otras cuatro la apoyaron con matices y al menos una no se pronunció. Los representantes de Valencia se contaron entre los más partidarios de investir a Artur Mas.
El secretariado de la CUP, el órgano que toma las decisiones del día a día, se reunió ayer para decidir cómo organizar la votación del sábado. Entre las dudas que existen está la de si se votará o no a mano alzada y si los delegados que representen a un territorio tendrán que votar todos en el mismo sentido o podrán repartir los votos en función del nivel de apoyo que haya tenido Mas en sus respectivas asambleas.
Si no hay cambios de última hora, algo que no es descartable con el sistema de funcionamiento de la CUP, la votación no plantea un escenario favorable para los intereses de Artur Mas. No solo las asambleas territoriales son contrarias mayoritariamente a la investidura; también lo son casi todas las organizaciones externas que ayudaron a articular la campaña del 27-S. La esperanza de los defensores de la investidura es que alguna asamblea territorial se decante ahora por la investidura tras haber analizado el escenario que puede abrirse si hay nuevas elecciones con el independentismo desmovilizado.
fuentes : http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/12/28/catalunya/1451336822_639856.html

El avance electoral gana peso en CDC tras el nuevo fiasco para investir a Mas

  • Junts pel Sí no hará más ofertas en espera de la decisión definitiva de la CUP | JxS comunica a la izquierda anticapitalista que su posición es inamovible

El escenario de unas nuevas elecciones para superar el bloqueo de la legislatura en Catalunya ha estado desde el primer momento sobre la mesa, pero después del fiasco con que se saldó la asamblea nacional de laCUP del domingo ha empezado a ganar enteros, sobre todo en CDC. No es el desenlace que desee la formación de Artur Mas, y por esta razón se mantendrá a la espera de la decisión definitiva que el 2 de enero –el próximo sábado– adopte la dirección de la izquierda anticapitalista, pero empieza a cuajar entre sus miembros la idea de que la repetición de los comicios es cada vez más inevitable. A no ser que la situación en el seno de la CUP, completamente dividida sobre la investidura del líder de CDC como presidente de la Generalitat, dé un giro radical en estos cinco días.
Además de la perplejidad, el pesimismo, de hecho, comenzó a apoderarse de las filas de CDC a lo largo de la jornada del domingo, convencidas de que la proyección de las votaciones que se iban sucediendo en la asamblea de Sabadell llevaba inexorablemente a una muy ajustada victoria del no. Es por ello que el empate final concede algunas opciones para que la CUP acabe aceptando el pacto con Junts pel Sí , según fuentes de la dirección del partido, que muestran, de todos modos, más bien pocas esperanzas al respecto y reconocen que el avance electoral cobra fuerza. Este no es, no obstante, el discurso oficial ni de la formación de Artur Mas ni de la coalición entre CDC y ERC, que apuestan por agotar todas las posibilidades de acuerdo con el objetivo de que quede claro que si finalmente no es factible será porque la baraja la rompe la izquierda anticapitalista.
El estado de la cuestión lo analizaron ayer por separado las cúpulas de CDC y ERC y conjuntamente la de Junts pel Sí, en cuyo nombre Raül Romeva precisó que la coalición no hará más ofertas a la CUP, a pesar de la petición expresa realizada en este sentido por Anna Gabriel el domingo, y que mantiene inalterable su posición, incluida la de la candidatura de Artur Mas a la presidencia de la Generalitat, en espera de la decisión definitiva del sábado. “Nuestra propuesta sigue siendo válida y no ha sido rechazada, sino que ha habido un empate y, por tanto, esperaremos respetuosamente a que desempaten, porque no nos toca a nosotros hacerlo”, subrayó. Y esta es la posición que Junts pel Sí trasladó a la CUP en un breve encuentro que ambos grupos mantuvieron en el Parlament y en el que la organización de la izquierda anticapitalista informó a su vez del resultado de la asamblea de Sabadell.
En espera de acontecimientos, sea como sea, la prudencia se impone dentro de la coalición de CDC y ERC en lo que resta de semana hasta el 2 de enero. Aun así, el debate interno en el partido de Artur Mas empieza a aflorar y un dirigente como Carles Campuzano, número dos de la candidatura de Democràcia i Llibertat al Congreso, reclamó a través de Twitter buscar “otra mayoría o elecciones para gobernar” después de tildar de “ridículo” el desenlace de la asamblea de la CUP. Una opinión que no gustó a la dirección y que su cabeza de lista, Francesc Homs, encuadró en el ámbito estrictamente personal y aprovechó para puntualizar que “no le preocupa especialmente” la imagen que pueda estar dando CDC ante los “vaivenes” de la izquierda anticapitalista.
Y el propio presidente de la Generalitat también hizo referencia a la situación, ni que fuera indirectamente, en un intento de transmitir un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía. “Puede haber gente naturalmente agobiada por todo lo que pasa, incluso preocupada, inquieta y decepcionada por las incertidumbres” que afectan a Catalunya, pero “el país está haciendo las cosas que tiene que hacer y el Govern no se despreocupa del día a día, el país funciona, el Govern funciona y las administraciones funcionan”, enfatizó.
La CUP prepara la cita del día 2
El secretariado nacional de la CUP se reunió ayer para empezar a preparar el encuentro del día 2 de enero en el que el consejo político y el grupo de acción parlamentaria decidirán definitivamente sobre la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat después del empate de la asamblea del domingo en Sabadell. La idea es definir exactamente qué se votará y cómo en la trascendental sesión, que falta también por decidir dónde se lleva a cabo. Antes del sábado, en cualquier caso, las distintas asambleas territoriales de la formación de la izquierda anticapitalista se habrán reunido para trasladar las instrucciones sobre la votación a los respectivos representantes en el consejo político, que podría ver ampliada su composición más allá de la sesentena de representantes que lo integra y de los diez diputados que forman el grupo de acción parlamentaria.
RELACIONADAS