sábado, 14 de diciembre de 2013

ere Navarro dice a Rajoy que en vez de un "portazo" plantee una alternativa

Mataró (Barcelona), 13 dic (EFE).- El primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha pedido hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que "en lugar de un portazo plantee una alternativa para mejorar la relación entre Cataluña y España".
Navarro ha hecho estas declaraciones en un acto en Mataró (Barcelona) tras el acuerdo ayer sobre la fecha y las preguntas de una eventual consulta catalana que se pretende celebrar el próximo 9 de noviembre.
El líder de los socialistas catalanas ha señalado que "el problema es que Mariano Rajoy ha hecho lo que parece que deseaban que hiciera los partidos que han llegado a este acuerdo: el portazo".
Navarro ha remarcado que, a diferencia del PP, los socialistas plantean una "alternativa clara", que pasa por una reforma de la Constitución con un modelo federal.
"Los socialistas del conjunto de España tenemos una alternativa federal que reconoce la singularidad de Cataluña, que reconoce la necesidad de una nueva financiación y que reconoce la necesidad de clarificar las competencias", ha indicado.
Navarro ha señalado que "tenemos que pedir al señor Rajoy que no esté en esta posición de hacer oídos sordos a una situación que existe, una crisis democrática que también es una crisis territorial. Rajoy tiene que dar respuesta a esta situación, no tiene que haber amenazas, sino espacios de diálogo para llegar a acuerdos".
De la misma manera, el primer secretario del PSC ha manifestado que "nosotros apoyaremos a todo aquello que venga de un acuerdo. Y lo que pedimos es que los partidos se sumen a aquello que hace tiempo que dice el PSC y que pasa por establecer una mesa de diálogo entre el Gobierno de Cataluña y el Gobierno de España para poder hacer una consulta desde este acuerdo, y marcar una pregunta y una fecha, cómo han hecho Escocia y el Reino Unido".
Según Navarro, "se ha llegado a una propuesta de la pregunta y de fecha que no viene del acuerdo, y por lo tanto la propia propuesta ya no es inclusiva. La pregunta es confusa: hay la pregunta del señor Mas, la pregunta del señor Junqueras, y no hay, por ejemplo, la propuesta federal".
"No hay la sensación de una victoria, sino que se ha dado una pregunta y una fecha para solucionar su propio problema y no para solucionar el problema del país. Parece que las preguntas estén hechas por aquellas personas y aquellos partidos que saben que en estas condiciones no habrá consulta", ha concluido.
Navarro ha realizado estas declaraciones esta mañana en Mataró (Barcelona) durante su visita a diferentes municipios de la comarca de El Maresme.
1010739


Leer más: http://www.lavanguardia.com/politica/20131213/54396156141/pere-navarro-dice-a-rajoy-que-en-vez-de-un-portazo-plantee-una-alternativa.html#ixzz2nTOcFx4v
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

fuenteshttp://www.lavanguardia.com/politica/20131213/54396156141/pere-navarro-dice-a-rajoy-que-en-vez-de-un-portazo-plantee-una-alternativa.html

El PP envió dos facturas para su abono por la Caja. Las tengo bien guardadas”

Enrique de la Torre, secretario del consejo de Caja Madrid, envió el 28 de septiembre de 2009 a Miguel Blesa, presidente de la entidad, una alarma por correo electrónico: “Tienes que estar avizor. De las dos facturas que enviaron del PP de Madrid para su abono por la Caja, vía Engracia, en las anteriores elecciones de 2006, una es de una sociedad que aparece en la prensa estos días. Yo tengo los papeles bien guardados, pero no respondo ya del entorno”. Ese día la prensa recogía un informe policial que citaba a las empresas de Gürtel.
El e-mail, uno de miles que obran en la causa que abrió el juez Elpidio Silva contra Miguel Blesa, sugiere que Caja Madrid pagó a dos empresas gastos que no le correspondían sino que eran servicios prestados al PP para unas “elecciones de 2006”.
El correo electrónico que le remite el secretario del Consejo alertándole del pago de unas facturas supuestamente comprometedoras.
Exconsejeros de la entidad financiera consultados por EL PAÍS no ven ninguna explicación legal a ese aviso —“Caja Madrid no pagaba facturas a los partidos políticos”— y señalan que las elecciones que se celebraron en 2006 fueron internas para elegir impositores. Ese año solo hubo elecciones políticas en Cataluña, en cuya campaña intervino Esperanza Aguirre.
La candidatura del PP en Caja Madrid ganó esas elecciones internas celebradas en junio de aquel año. Eran importantes para consolidar la mayoría que atesoraba en la entidad y que permitía a Miguel Blesa mantener el cargo de presidente. En aquel año había que renovar a 112 consejeros generales y el PP obtuvo 31. La segunda fuerza, CC OO, se hizo con 23. Esta victoria del PP arrebató un sillón al PSOE en el consejo de administración de Caja Madrid. “Vía Engracia”, señala otro exconsejero en referencia al correo electrónico que envía De la Torre a Blesa, “querrá decir que las facturas fueron remitidas por Engracia Hidalgo, entonces consejera de Hacienda de la Comunidad de Madrid”. Hidalgo era una persona de máxima confianza de Aguirre, que ya la fichó diez años antes, en 1996, como directora general de programación económica y control presupuestario, cuando Aznar la eligió ministra de Cultura.
Ninguno de los implicados explica el abono de gastos del PP de Madrid
El secretario del consejo de Caja Madrid avisaba a Blesa de otro hecho supuestamente preocupante: que una de las empresas que hizo la campaña del PP y de la que tenían una de las dos facturas pagadas por la entidad financiera estaba saliendo esos días en prensa, en septiembre de 2009. Por aquellas fechas se difundían las actuaciones irregulares de las sociedades de la trama Gürtel, alimentada, entre otras administraciones del PP, por la Comunidad de Madrid, y que solía organizar los actos electorales del partido en la región. El e-mail aflora una conexión nueva de Gürtel con el Gobierno de Aguirre, distinta de la del imputado exconsejero Alberto López Viejo. De la Torre mostraba su temor a Blesa de que esas facturas saliesen a la luz: “Yo tengo los documentos bien guardados, pero no respondo ya del entorno”. EL PAÍS ha solicitado, sin éxito, la versión de Blesa y De la Torre sobre ese correo electrónico. Hidalgo lo refuta: “Si eran facturas del PP, imposible”.

El victimismo del juez y del banquero

F. M., MADRID
El juez Elpidio Silva se presenta hoy como víctima de una conjura para defenestrarlo del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid por haber encarcelado a Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, cuando lo investigaba por un supuesto crédito irregular al expresidente de la CEOE y la compra de un banco norteamericano a un precio supuestamente excesivo. El ingreso en prisión de Blesa no solo fue considerado injustificado por el afectado sino por la Fiscalía de Madrid, cuyo máximo responsable, Manuel Moix, tuteló la querella interpuesta contra el juez por prevaricación. Silva no fue apartado del juzgado durante cuatro meses por esa querella, sino por dos hechos menores vinculados a su supuesta mala gestión y una entrevista que concedió sobre el caso Blesa, lo que provocó la sanción, hoy ya cumplida, del Consejo General del Poder Judicial. Por tanto, puede darse la situación de que juez e imputado vuelvan a reencontrarse. Blesa también se siente víctima, pero del juez. Defiende la legalidad del crédito a Díaz Ferrán y la compra del banco en EE UU, y ve arbitrario su ingreso en prisión. El juez requisó casi 9.000 correos del expresidente de Caja Madrid. Blesa invoca su privacidad, pero Silva alega que apuntan nuevos delitos. “Si la ciudadanía tuviera un relato completo de cómo en los últimos 15 años determinadas cajas de ahorro se han gestionado, si supiera quiénes han intervenido, cuáles han sido los protocolos de actuación, el sistema institucional no lo soportaría”, ha avisado el juez.
El documento forma parte de un voluminoso paquete de casi 9.000 correos electrónicos, de los que Infolibre y eldiario.es han publicado una parte en los últimos días. Infolibre detalló que la firma Einsa envió en 2008 a Blesa el siguiente mensaje: “Aznar ya está en marcha en Argelia y lo que acordemos con Agag es como si lo acordásemos con él”. Aznar ha precisado que no concluyó ningún contrato con Einsa ni cobró comisión alguna ni participó en ningún tráfico de armamento.
eldiario.es hizo público un correo electrónico en el que Blesa celebra la exitosa salida en 2009 de las preferentes, hoy causa de ruina de miles de depositarios y objeto de múltiples querellas. “Lo que he aprendido es que si a los sindicatos no les gusta probablemente es un buen producto”, explica. “Qué bárbaro. Y eso que habíamos engañado a los clientes”, señala para festejar el dinero captado en la venta de ese producto financiero.
Mientras que las presiones de amigos de Blesa para recibir tratos de favor de Caja Madrid queda reflejada en los correos, una figura emerge en sentido contrario: el entonces director de la Fundación Caja Madrid y hoy jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, quien utiliza un tono descarnado para oponerse a la rapiña ajena con cargo a Caja Madrid. Consta en correos en poder de este diario y en los publicados por eldiario.es. Spottorno reprueba las subvenciones a la Fundación Dos de Mayo: “La desvergüenza y el despilfarro están llegando a unos límites que no resultan aceptables aun con anchas tragaderas”. Y llega a enfrentarse y frustrar un costoso plan pictórico apadrinado nada menos que por Aznar.
Los correos electrónicos que enviaba y recibía el expresidente de Caja Madrid arrojan así una cara de su mandato que evidencia una notable dosis de discrecionalidad en su gestión vinculada al trato de favor que le reclamaban sus amigos políticos, ajena a los controles oficiales.
“Una de las facturas es de una de las sociedades que sale en prensa”
El material documental de los correos de Blesa se halla bajo disputa judicial. El juez José Elpidio Silva, que abrió la causa contra Blesa y encarceló al expresidente de Caja Madrid, ha pedido usar esas pruebas para justificar el calado de su instrucción. El juez ordenó encarcelar a Blesapor presuntas irregularidades en su gestión relacionadas con un préstamo al empresario Gerardo Díaz Ferrán y por la compra de un banco en Estados Unidos a un precio supuestamente superior al real.
Su actuación en la causa contra Blesa le valió una querella por presunta prevaricación de la fiscalía y, además, fue apartado del juzgado por un expediente disciplinario. El Tribunal Superior de Justicia le ha impedido acceder al material incautado para defenderse, y el magistrado ha recurrido esa decisión.
La documentación requisada tiene un valor notable para poder probar las gestiones y presiones secretas en el mandato de Blesa al frente de Caja Madrid. En unas ocasiones, las recomendaciones de financiar negocios vienen de la mano de su amigo el expresidente José María Aznar. Las operaciones, cuajaran o no, muestran cómo el aparato de Caja Madrid se movía para intentar satisfacer las peticiones de favor o recomendaciones. En ningún caso prueban que Aznar tuviera interés económico en esos negocios, pero sí que sus movimientos fueron constantes para que salieran adelante. En sentido contrario, algunos de tales e-mails revelan el hartazgo de Blesa ante las presiones y quejas sufridas desde la familia Aznar.

Aznar medió con Blesa para que el banco comprara la colección del artista Rueda

El expresidente José María Aznar envió el 18 de septiembre de 2008 un correo electrónico a su amigo Miguel Blesa, al que había colocado algunos años antes al frente de Caja Madrid, en el que le contaba que José Luis Rueda, heredero del pintor y escultor Gerardo Rueda, ofrecía a la entidad financiera una parte de su colección de arte y otra parte en préstamo a cambio de 54 millones de euros. Rueda, fallecido en 1996, es considerado uno de los artistas españoles más importantes del siglo XX.
A partir de ese correo electrónico de Aznar, Blesa se afanó por hacer la operación a través de la Fundación Caja Madrid, pese a que la entidadfinanciera ya daba signos de grave debilidad.
El director de la Fundación Caja Madrid, Rafael Spottorno, hoy jefe de la Casa del Rey, no solo puso reparos a la valoración de la colección — “es un precio disparatado”—, sino que desaconsejó cerrar la operación por “inabordable”.
Durante las negociaciones, que se prolongaron durante meses, el precio de la adquisición se redujo de los 54 millones iniciales que pedía el heredero por un paquete de más de 200 obras (solo 20 de ellas de Gerardo Rueda y el resto de su colección privada de otros autores) a seis millones de euros (por 24 obras del artista). El proyecto se complicó por culpa del museo que debería albergar estas obras para su exposición.
Aznar también medió con el entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para que cediera un inmueble municipal como museo permanente de arte contemporáneo. Gallardón ofreció un edificio situado en el Paseo del Prado. Pero las necesarias obras de demolición del viejo inmueble y la construcción del nuevo museo disparaban el presupuesto por encima de los 100 millones de euros. En julio, Spottorno, al que Blesa pedía que siguiera con las gestiones, envió un correo al presidente de Caja Madrid en el que le contaba que había llevado el proyecto como una propuesta a la Comisión de la Fundación Caja Madrid y todos los vocales lo consideraron inviable. Blesa acabó renunciando.
Lo que sigue es una reconstrucción cronológica de los correos electrónicos que prueban todas las negociaciones de este proyecto frustrado.
  • Aznar y el informe Rueda (16 de septiembre de 2008). Aznar remitió el 16 de septiembre de 2008 un informe con algunas valoraciones de la obra de Gerardo Rueda hechas por supuestos expertos internacionales. Blesa reenvió ese informe a Rafael Spottorno, quien dudó de las valoraciones de la obra artística de Rueda.
  • Spottorno a Blesa (18 de septiembre). “He leído, no sin estupor, las valoraciones”. Spottorno escribe a Blesa que tras leer (“no sin estupor”) los informes de los expertos que le remitió Aznar al presidente de Caja Madrid, pone en cuestión las valoraciones. “Pinto Almeida hace una oferta concreta para comprar la miscelánea de objetos coleccionados por Rueda por entre 40 y 50 millones de euros. ¡Qué pedazo de mecenas portugués! Y eso que sus únicas credenciales como mecenas son que es asesor de la ministra de Cultura de Portugal y patrono de la Fundación Museo Berardo, que no es precisamente el Museo Getty”.
  • Aznar envía “la oferta global” a Blesa (27 de septiembre de 2008). La oferta global, por 54 millones de euros, incluía 200 obras del grupo El Paso, de la Escuela de Vallecas, del Grupo Cuenca y otros, 20 obras de Gerardo Rueda y otras 130 del artista en préstamo para su exposición.
  • Aznar insiste: “Querido Miguel, creo que esto te puede interesar”. (30 de septiembre de 2008). El heredero de Rueda envía un mensaje a Aznar sobre las condiciones del acuerdo de venta, que incluían la colocación y exposición de las obras en un Museo, al estilo del convenio firmado por Carmen Thyssen con el Ayuntamiento de Málaga.
  • Aznar a Blesa: “Esto es confidencial para ti”. (6 de octubre de 2008). El expresidente vuelve a escribir a Blesa para reenviarle un mensaje de José Luis Rueda en el que precisa las 24 obras que está dispuesto a vender.
  • Spottorno. “El precio es disparatado”. (20 de octubre de 2008). El director de la Fundación Caja Madrid escribe su opinión sobre la operación en un correo remitido a Blesa: “Para dejar claro que el precio pedido es disparatado no me ha parecido entrar en detalle de muchas valoraciones concretas, sino solamente de algunas pinceladas sobre lo que puede ser valioso, sin referencia a lo que no lo es”. Spottorno empieza a negociar un nuevo acuerdo para comprar solo obras de Gerardo Rueda y por mucho menos dinero.
  • Blesa a Spottorno. “¿Sabes lo que es una apisonadora? Porfa”. (16 de enero de 2009). El presidente de Caja Madrid escribe preocupado a Spottorno porque se ha aplazado a febrero la reunión con José Luis Rueda. “Está dispuesto a venir la próxima semana el día que digáis y celebrar la reunión en su casa. ¿Sabes lo que es una apisonadora? Porfa”.La súplica de Blesa tiene efecto y la reunión se celebrará el 20 de enero. “La reunión fue agradable y buena”, escribe Spottorno a Blesa. “Llegamos a un acuerdo, a reserva de que lo ratifique tras consulta con su asesor jurídico”. Spottorno le explica en una nota adjunta a Blesa las condiciones de ese acuerdo: la compra de 26 obras de Gerardo Rueda por 6,1 millones de euros más el préstamo de otras 75 para su exposición en un museo que se abrirá en un edificio que cederá el Ayuntamiento de Madrid por un mínimo de 50 años situado en el Paseo del Prado, 30 con autorización para demolerlo y levantar uno nuevo.
  • Blesa: “¿Sabes de dónde partíamos?”. Spottorno: “De una quimera que se deshizo como azucarillo”. (21 de enero de 2009). Tras el acuerdo que dejó la petición de 54 millones por parte de José Luis Rueda en una oferta por seis millones de euros, Blesa agradece a Spottorno sus gestiones: “Gracias, increíble. ¿Recuerdas de dónde partíamos?”. Y Spottorno contesta: “De una quimera que se deshizo como azucarillo. Ahora por fin estamos con los pies en la tierra”.
  • “Aznar habló con Gallardón, se mostró encantado”. (27 de enero de 2009). Blesa informa a Spottorno que, según le cuenta el heredero de Gerardo Rueda, José María Aznar había hablado con Alberto Ruiz-Gallardón sobre el acuerdo alcanzado y este se mostró encantado “de que todo vaya adelante y ratificó su oferta” de cesión de un edificio municipal.
  • Spottorno a Blesa: “No es viable por su enorme coste”. (Junio de 2009). En marzo, la Fundación Caja Madrid y José Luis Rueda firman un acuerdo de intenciones. En junio, Spottorno escribe a Blesa con las dificultades del proyecto, entre otras, el coste de derribar el edificio que cede el Ayuntamiento y construir uno nuevo: “Entre 69 y 115 millones de euros”. “El proyecto”, concluye, “resulta inabordable para la Fundación Caja Madrid y por lo tanto debería ser abandonado”.
  • La puntilla. “Prohibitivo, innecesario e inabordable”. (15 de julio de 2009). Spottorno escribe a Blesa para comunicarle lo ocurrido en la Comisión de Propuestas de la Fundación: “Intervinieron todos y fue unánime la opinión de que el proyecto es innecesario e inabordable y el coste es prohibitivo”. El proyecto se frustra definitivamente.
  • fuenteshttp://politica.elpais.com/politica/2013/12/13/actualidad/1386964712_830538.html

El director del simposio ‘España contra Cataluña’ defiende su rigor

El simposio organizado por la Generalitat en el marco de los fastos del Tricentenario de 1714 y titulado España contra Cataluña responde a una "realidad histórica" y no está basado en opiniones "subjetivas". Así lo ha defendido este lunes el director del Centro de Historia Contemporánea de Cataluña, Jaume Sobrequés, en el acto de presentación del congreso académico que se celebrará a partir de este jueves.
"España contra Cataluña: una mirada histórica 1714-2014" son unas jornadas organizadas conjuntamente por Institut d'Estudis Catalans y el Centro de Historia Contemporánea, dependiente del departamento de la Presidencia de la Generalitat. En ellas participarán una veintena de historiadores que intentarán documentar los supuestos "efectos de la represión institucional, militar, política y administrativa" de las instituciones españolas contra Cataluña. 
El simposio ha generado una oleada de rechazo tanto desde los partidos políticos no catalanistas como de algunos sectores académicos. Sobrequés ha respondido a estas críticas asegurando que el congreso describe "una realidad histórica, no una opinión subjetiva que está ni en cuestión ni sujeta a debate". Ha añadido que quienes critican el simposio "no se basan nunca en criterios objetivables" y ha desdeñado críticas de historiadores como el hispanista John H. Elliott, quien aseguró que el simposio era un "disparate". Según Sobrequés esta crítica no le merece "ninguna credibilidad" porque, según él, Elliott no conocía los detalles del congreso cuando lo criticó.
Además del simposio, Sobrequés ya trabaja en otro proyecto para documentar la "animadversión" de España contra Cataluña. Se trata de un compendio de decisiones administrativas del Estado recogidas en el BOE que, de una u otra forma, perjudican en su opinión a los catalanes. El estudio, según ha dicho, consta ya de 60 folios y comprende desde el recorte del Estatuto catalán de 1932 hasta las últimas decisiones del Gobierno de Mariano Rajoy.
Por otra parte, el portavoz del PP catalán en el Parlament, Enric Millo, ha advertido hoy al presidente catalán, Artur Mas, que no podrá sentarse a dialogar con el Gobierno si no suspende el simposio "España contra Cataluña . En rueda de prensa en la sede del PPC, Millo ha denunciadoque el simposio, que empieza el jueves, "denota un victimismo enfermizo que solo atiza el odio hacia España", por lo que ha reiterado que debe suspender el evento y si no se hace, Mas "elimina sus posibilidades de sentarse con el Gobierno de España".
"Si no lo suspende, estará dejando clara cuál es su voluntad, y entonces nunca más podrá decir que quiere dialogar y sentarse con el Gobierno de España para encontrar salidas al dilema que él y ERC han creado en la política catalana", ha asegurado Millo en alusión a la consulta.
En este sentido, el portavoz popular ha agradecido que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya sido "claro y meridiano" al afirmar, en una entrevista publicada hoy en varios medios internacionales, que no se puede realizar una eventual consulta soberanista en Cataluña porque "la soberanía nacional reside en el conjunto de España".
Los socialistas catalanes se han sumado a las críticas al congreso. "No lo creemos oportuno ni lo compartimos porque supone un elemento más en la actual espiral de tensión política y civil", ha asegurado Esteve Terradas, secretario de organización del PSC, informa Pere Ríos.
Preguntado por el simposio, el secretario general de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Maria Pelegrí, ha pedido a los dirigentes populares que abandonen la actitud de declaraciones "radicales" y que, en lugar de buscar la "ofensa", escuchen "la voz mayoritaria del pueblo catalán" y permitan la consulta. "El simposio no se ha celebrado aún -empieza el jueves- y cuando se vean los contenidos ya lo valoraremos, pero en este país hay libertad de expresión y de reunión", ha subrayado el democristiano.

El simposio ve España como “un proyecto común frustrado”

“No me asusta. Alguien que ha sufrido la represión franquista como yo, no puede tener miedo de amenazas como la de llevar el congreso a la fiscalía”. El historiador Josep Fontana se enfrentó ayer a uno de sus días más complicados. El catedrático emérito de Historia de la Universidad Pompeu i Fabra leía la lección inaugural del simposioEspaña contra Cataluña, el encuentro de historiadores que celebra hasta el sábado el Institut d' Estudis Catalans, impulsado por el Departamento de Presidencia de la Generalitat de Cataluña. Envuelto en polémica desde hace seis meses, tras conocerse que tendría un título tan envenenado, ha sido rechazado por muchos de los grandes historiadores catalanes y del resto de España con calificativos como “equívoco”, “simplista” y “maniqueo”.
El historiador abrió la jornada dedicada a La represión institucional, política y administrativa en la que diferentes especialistas repasaron la “nueva estructura política centralista” surgida tras la victoria de la tropas borbónicas, la “reacción uniformizadora” o la “represión militar”. En todas ellas, el viaje de los hechos y la realidad de hace trescientos años, en 1714, y la actualidad política y económica era constante. Como la de Jaume Sobrequés, el director del encuentro, que al repasar las “estructuras represivas” de gobierno de la monarquía borbónica, aseguró que son las mismas que se han mantenido hasta hoy.
Fontana tenía ganas de pronunciar su conferencia después de la expectación que se había generado. “Lo único que he pedido es que antes de condenarme me escuchen. Margallo [el ministro de Asuntos Exteriores] debe de conocer toda mi bibliografía cuando dice que soy un pseudohistoriador”, dijo, visiblemente molesto.
Fontana comenzó su intervención asegurando que con la caída de Barcelona en 1714 “la mayor pérdida fue la del sistema participativo político de Cataluña, cuyo conjunto de leyes y libertades figuraba entre las más avanzadas de Europa”.
“La nación común no es posible por la intolerancia de la parte mayoritaria”
A su juicio, en el siglo XVIII “el proyecto catalán no se había planteado en términos de separación, por la vinculación que había con Castilla y Andalucía”, y lo ilustró leyendo a Azaña, para quien “Cataluña había sido el último Estado peninsular defensor de las libertades españolas”. Entre los organismos que Felipe V aniquiló estaban las Cortes y la Generalitat, “pero salvó el derecho civil catalán”. Según expuso, “desde la segunda mitad del siglo XVIII las clases dirigentes catalanas se apuntaron al esfuerzo de construir una nación española”, pero se fracasó porque en Castilla “tenían una cultura distinta, unas formas de vida y un derecho civil propios”.
Según defendió, “España es un proyecto común que se ha frustrado en estos 300 años o está en vías de frustrarse, ante la imposibilidad de encontrar un modelo territorial”. Fontana ha trazado la relación entre Cataluña y España llena de “altibajos, dificultades e incomprensiones, desde la represión y la pérdida de libertades tras la Guerra de Sucesión y durante el franquismo hasta otros momentos donde se ha logrado un clima de convivencia”. Lo hizo trufando su presentación con citas de autores como Jovellanos, Bosch Gimpera, Azaña, Cadalso o Macanaz. “Durante 300 años nuestras clases dirigentes han buscado la colaboración en la construcción solidaria de una nación común. Si no se ha podido hacer habrá sido por problemas de uno y otro lado, pero en buena medida por la incapacidad de tolerancia de la parte mayoritaria”.
Tras volver a asegurar que no conocía el título del congreso cuando aceptó la invitación para inaugurarlo, calificó de intolerante la polémica desatada tras publicarse solo el enunciado. “La forma en que interpreto los datos sé que no va a convencer a todo el mundo, pero eso es normal. De lo que se trata es de sentarse y discutir razonablemente, pero no acusarme de incitar a la guerra y al exterminio, como han dicho”.
“La reforma Wert demuestra que no hemos aprendido nada en 300 años”
Fontana explicó que la polémica por las jornadas responde a “la desconfianza imposible de combatir de las dos partes”. Según el historiador, “no se trataba de convencer a nadie y el propósito es exponer un punto de vista sobre esta relación compartida ampliamente por los historiadores catalanes”. En cuanto a la pretensión del PP de organizar un encuentro paralelo de signo contrario, dijo: “No asistiré porque no seré bien recibido, pero si se publican las actas las leeré con atención”.
En la intensa relación entre Cataluña y España, según el historiador, hay un punto de inflexión reciente, que es la sentencia del Tribunal Constitucional que recortó el Estatuto, que llevó a la clase dirigente catalana “a dar un giro que les llevó a descartar la idea de construir solidariamente una nación común”. Según Fontana, precisamente manifestaciones como la de 2010 contra los recortes del Estatuto y las de 2012 y 2013 durante la Diada, ponen de relieve la “impotencia de los catalanes ante un proceso de recentralización del Estado”. Uno de esos intentos, mencionó, es la reforma educativa del ministro José Ignacio Wert, que constató que “este tipo de medidas son vulnerables, aunque su aprobación demuestra que no hemos avanzado nada, que no hemos aprendido nada de las lecciones de 300 años”.
Para Fontana, la situación actual es fruto de dos factores: el malestar social y la política económica desastrosa que lleva a la sociedad catalana “a una gran voluntad de cambio para avanzar social y nacionalmente”.

La Generalitat prepara una lista de “agravios” desde 1714

El controvertido congreso histórico que la Generalitat celebrará esta semana bajo el título España contra Cataluña y que le ha valido todo tipo de críticas por parte de la oposición tendrá una segunda parte el próximo verano. En un intento de responder a las acusaciones de sesgo y de falsificación de la historia, el Centro de Historia Contemporánea, dependiente del Departamento de la Presidencia, está trabajando ya en un estudio que pretende documentar todas las decisiones de los diferentes gobiernos que han perjudicado a Cataluña. El estudio no se limitará solo a los años de democracia, sino que se remontará hasta 1714.
El director del Centro de Historia Contemporánea, Jaume Sobrequès, aseguró ayer, en la presentación del simposio, que el documento que está preparando confirmará y demostrará la histórica “animadversión de España hacia Cataluña” y que dicha actitud es “absolutamente incontestable”. “Será un informe tremendo, les hará cambiar de opinión a todos”, señaló.
El documento está siendo elaborado por el personal del centro dependiente de la Generalitat y, según explicó Sobrequés, la fuente será el Boletín Oficial del Estado. “Ya llevamos 60 folios a razón de 20 puntos por página”, dijo. Estará acabado en verano.
Sobrequés informó de la existencia de este documento a preguntas de los periodistas en una conferencia de prensa convocada para informar sobre el simposio España contra Cataluña en el que participarán una veintena de historiadores, economistas y periodistas. El título, España contra Cataluña, no ha dejado de provocar polémica desde que se anunció el congreso. El director del centro aseguró que está plenamente justificado: “El título del congreso no se discute porque es absolutamente adecuado y muestra una realidad indiscutible”.
Según Jaume Sobrequés, “el título ha desencadenado una respuesta acientífica por parte de un sector del mundo académico español y determinados medios y partidos”. En cualquier caso, aseguró que estas críticas no están justificadas porque, según dijo, no proceden de historiadores. Al serle recordado que voces como la del hispanista John H. Elliott han criticado duramente este congreso llegándolo a tildar de “disparate”, Sobrequés buscó otro argumento: “Estas palabras del señor Elliott no son merecedoras de ninguna credibilidad porque las pronunció antes de conocer a fondo el contenido del simposio”.
Sobrequés también hizo caso omiso a las críticas que le han llegado por parte de entidades catalanas como el Círculo de Cultura. Insistió en que estas críticas no llegan desde la perspectiva histórica. También negó sentirse cuestionado por parte del Gobierno catalán. En este sentido, recordó que fueron el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el consejero de Presidencia, Francesc Homs, quienes le nombraron para el cargo. De hecho, Homs presidirá el jueves la inauguración del simposio.
El PP asegura que el simposio impide el diálogo entre Mas y Rajoy
El programa del congreso y cada una de sus conferencias van totalmente acorde con el título principal. Así la lección inaugural se titula España y Cataluña: 300 años de conflicto político y será pronunciada por el catedrático emérito de la Universidad Pompeu Fabra Josep Fontana. A partir de ahí las sesiones se dividirán en tres bloques. En el primero, titulado Represión institucional política y administrativa destacan conferencias como La represión militar: el ejército sobre el país o 300 años de españolismo en Cataluña. El segundo bloque se titulaRepresión económica y social y en ella se debatirá sobre el catastro como arranque del expolio económico o acerca del actual sistema fiscal en una conferencia que lleva por título La apoteosis del expolio.
El tercer bloque se titula La represión cultural y lingüística y contiene conferencias como La falsificación de la historiaLa españolización del mundo educativo. El último bloque, titulado El Exilio, culminará con la conferencia del sociólogo Salvador Cardús La humillación como desencadenante de la eclosión independentista.
Solo Convergència i Unió y Esquerra Republicana defienden el contenido del simposio. El portavoz del PP catalán en el Parlament, Enric Millo, advirtió ayer al presidente catalán, Artur Mas, que no podrá sentarse a dialogar con el Gobierno si no suspende el simposio. Millo aseguró que el congreso “denota un victimismo enfermizo que solo atiza el odio hacia España”, por lo que reiteró que debe suspender el evento y si no se hace, Mas “elimina sus posibilidades de sentarse con el Gobierno de España”.
Los socialistas catalanes se sumaron a las críticas al congreso. “No lo creemos oportuno ni lo compartimos porque supone un elemento más en la actual espiral de tensión política y civil”, aseguró Esteve Terradas, secretario de organización del PSC.

La Generalitat estudia fórmulas sobre cómo elaborar un censo electoral

La Generalitat está estudiando fórmulas sobre cómo elaborar un censo electoral para no utilizar el del Estado, que tiene competencias exclusivas sobre el mismo. “Ya estamos trabajando en ello", ha afirmado esta mañana la vicepresidenta Joana Ortega, la persona elegida para llevar a cabo la organización de la consulta que ya tiene pregunta y fecha, el próximo 9 de noviembre. Aunque todavía no han empezado con los nombres y apellidos, Ortega ha asegurado en una entrevista en TV-3 que están trabajando pero que no han pedido al Estado español colaboración para elaborar el censo. El equipo electoral de la Generalitat está formado normalmente por cinco personas pero se ha ampliado a una veintena para preparar el referéndum. Dos de esos funcionarios acaban de llegar de Ginebra donde han estado estudiando cómo organizan las consultas. "Queremos ver de qué manera trabajan allí en el día a día de los referéndums", ha añadido la vicepresidenta en alusión a la tradición existente en Suiza de plantear consultas a la ciudadanía. El decreto de convocatoria será el que fije la edad a partir de la cual se podrá votar. "La voluntad es que puedan votar el máximo de personas", ha asegurado Ortega.
La partida destinada en los presupuestos que previsiblemente se aprobarán en el Parlament la próxima semana es de cinco millones de euros. Sin embargo, Ortega ya anunció hace unos días en la Cámara que la cifra es "ampliable hasta donde sea necesario". El coste es actualmente una incógnita. El Ejecutivo catalán sostiene que todo dependerá de cómo se articule el referéndum y a través de qué instrumento jurídico. Pero no solo por eso. Por ejemplo, una urna de cristal tiene coste de 30 a 40 euros pero una de cartón, solo dos. En el Quebec, donde viajó Ortega hace unas semanas, las utilizaron de cartón y luego las reciclaron en los colegios convirtiéndolas en teatros de marioneta para niños. La vicepresidenta tiene previsto viajar en febrero a Suiza cuando está prevista la celebración de otra consulta.
El Departamento ha estudiado por el momento dos formas de organizar la consulta: o bien el voto electrónico, que obliga a los ciudadanos a desplazarse y que tiene la virtud de que el resultado se sepa de forma automática, o el voto telemático, que permite votar por la red. Este sistema es el  preferido por el  Gobierno catalán, que aspira a evitar los problemas que surgieron en las últimas elecciones autonómicas cuando muchos electores que residen en el extranjero tuvieron problemas para votar por correo. Fuentes del Departamento aseguran que han recibido multitud de peticiones de catalanes que viven fuera de España para que se facilite su voto en la consulta. El voto telemático se utiliza en Suiza de forma habitual para plantear las consultas a la ciudadanía. Se ha usado también recientemente en Suecia y en el Quebec. Su principal dificultad es que se debe encriptar para garantizar que no haya manipulaciones en el momento de votar y su presupuesto.
El principal escollo del proceso es, en cualquier caso, el censo electoral, que es propiedad del Estado y que la Generalitat, aunque conoce su contenido, no puede utilizar. La fórmula que se está estudiando es crear un Registro de participantes, que se incluiría en la futura Ley de Consultas que se está tramitando en el Parlamento catalán, que se formaría después de que los electores, como personas físicas, dieran su autorización para incorporar sus nombres y apellidos a un nuevo censo.
Artur Mas logró ayer un golpe de efecto al pactar con sus socios deEsquerra Republicana, pero también con Iniciativa y la CUP, una propuesta de pregunta y fecha para el referéndum de autodeterminación que quiere celebrar en Cataluña. “¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado? Sí o no”. A continuación, y en caso afirmativo, habrá una segunda cuestión: “¿Quiere que este Estado sea independiente? Sí o no”. El acuerdo de los partidos también fija la fecha del 9 de noviembre de 2014 para celebrar la votación. "Ahora tenemos un margen para seguir negociando para buscar la vía. Rajoy tiene un problema y es que está enfadado con todos los catalanes. Yo creo en el diálogo", ha asegurado esta mañana la vicepresidenta del gobierno catalán.fuenteshttp://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/12/13/catalunya/1386923884_565576.html

CiU convocará elecciones si falla la consulta

Un día después de anunciar dos preguntas y una fecha para laconsulta soberanista de Cataluña, Convergència i Unió ya avisó de la posibilidad de que la votación no se celebre y haya que optar por la alternativa de convocar unas elecciones autonómicas de carácter plebiscitario. Lo anunció el líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida: “El pueblo tiene que decidir, y si no lo hace con una consulta lo hará a través de las elecciones”. En la sede de Convergència, los dirigentes Josep Rull y Lluís Corominas reconocieron que es una posibilidad que está en la mesa de Convergència por si el Gobierno impugna la votación.
Los comicios plebiscitarios abren la primera grieta en el consenso sobre la consulta. El resto de partidos que firmaron el acuerdo, Esquerra, Iniciativa y la CUP, optan por que la votación se haga aunque sea ilegal. De momento, los partidos han encontrado la manera de que el Gobierno central no pueda frenar la consulta: pospondrán al máximo la plasmación en escrito del acuerdo al que llegaron el jueves, por el que el referéndum se celebrará el 9 de noviembre de 2014 y constará de dos preguntas: ¿Quiere usted que Cataluña se convierta en un Estado? En caso afirmativo, ¿Quiere que se convierta en un estado independiente?
La posibilidad de sustituir la consulta por elecciones plebiscitarias lastró la imagen de unidad que los partidos catalanes que apoyan la consulta habían forjado el jueves. Ninguno de ellos cuestiona la idoneidad de la consulta y los términos en los que se plantea, pero sí la forma de afrontar los meses que vienen. Convergència i Unió escenificaron ayer un primer distanciamiento. Mientras el primer socio de la federación comenzó ya su particular campaña por el  a la consulta y el  a la independencia, Unió aseguró que no se posicionará hasta que la consulta no se convoque formalmente, algo que no se sabe si acabará ocurriendo y, ni mucho menos, cuándo.

Los partidos evitan poner el acuerdo por escrito para evitar que se impugne
Unió y Convergència reunieron ayer por separado sus respectivas ejecutivas. La de CDC fue una verdadera celebración y Artur Mas fue recibido con aplausos y abrazos de los demás dirigentes a su llegada. La de Unió se limitó a felicitarse por el acuerdo alcanzado. El líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, rehuyó en todo momento posicionarse sobre la pregunta de la consulta que hace referencia a si Cataluña debe ser un Estado independiente, mientras que el partido de Artur Mas ya exhibió los primeros carteles defendiendo el . “Haremos campaña por un triple ”, dijo el secretario general del partido en funciones, Josep Rull. “Diremos  a la consulta,  a tener un Estado y a que este Estado sea independiente” resumió, obviando las advertencias del Gobierno. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, aseveró que la consulta no cabe en el ordenamiento y advirtió de que los mercados “están cerrados” para Cataluña.
Los avisos del Gobierno alientan a ERC, que ve más cerca la independencia. Los republicanos hicieron cálculos con las dos preguntas del referéndum, y generaron un conflicto con el resto de partidos al anunciar un sistema de recuento que ni siquiera se ha hablado con las otras formaciones. Según la secretaria general del partido, Marta Rovira, si el  se impone en la primera pregunta y en la segunda, los independentistas ganarán aunque no sumen el 50% del total de votos, ya solo haría falta el 26% de las papeletas emitidas para que la secesión saliera triunfadora de la consulta. El cálculo es rápido: si en la primera pregunta ganan los partidarios de que Cataluña sea un Estado 51% a 49% automáticamente el único resultado válido es el de la segunda pregunta, que habla explícitamente de la independencia. En esta segunda opción solo votarían los partidarios de romper el statu quo. Si la mitad más uno optaran por la independencia habría ganado esta opción solo cosechando el 26% del total de votos emitidos. El sistema de recuento no se trató en la reunión de los partidos, que dejaron la cuestión para los próximos meses, cuando también tendrán que discutir cuestiones como el censo de votantes. CiU eludió el tema hasta que se debata entre los partidos. Iniciativa sugirió que optaba por un recuento diferente que requiriera de “amplias mayorías”, según el ecosocialista Joan Herrera, informa Arturo Puente.
La relación entre Esquerra Republicana, Unió, y Convergència, marcará la gobernabilidad en Cataluña. La federación no se pone de acuerdo sobre la necesidad de acudir a las europeas en una eventual coalición con ERC, en un momento en que CiU cotiza a la baja en las encuestas y los republicanos aparecen disparados.
La dirección de Convergència defendió ayer que esta coalición electoral “cobra más sentido” después del acuerdo sobre la consulta. En cambio, Duran cuestionó que el pacto por la consulta propicie una coalición de CiU, ERC e ICV para las europeas. En el partido que dirige Oriol Junqueras son cada vez más las voces que ven con simpatía un acuerdo con CiU, aunque fuentes del partido reconocen que cualquier pacto está “frío”. Uno de los impedimentos del acuerdo son las malas relaciones entre Unió y ERC. Ayer el líder democristiano, Josep Antoni Duran, y Junqueras, intentaron limar asperezas en una reunión de una hora, prevista antes del pacto, que se cerró sin ninguna concreción. A la salida, el republicano confirmó que se enfría la posibilidad de un pacto de Gobierno: “No hay ninguna urgencia”.

Duran y Junqueras se reúnen en la sede de Unió

El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, y el presidente de ERC, Oriol Junqueras, se han reunido en la sede de los democristianos en el primer encuentro formal entre ambos dirigentes que se produce el día después del acuerdo entre CDC, UDC, ERC, ICV, EUiA y CUP sobre la consulta soberanista. Según fuentes democristianas, la reunión se ha iniciado poco después de las dos de la tarde, cuando Junqueras ha llegado a la sede de Unió y ha sido recibido cordialmente a pie de calle por el líder republicano. El encuentro, previsto desde hace días, estaba pensado para que ambos dirigentes se conocieran y hablaran de la actualidad, ya que nunca se habían reunido formalmente desde que Junqueras entró en el Parlament como líder de ERC.

Urkullu cree que aún “hay tiempo” para un acuerdo entre Rajoy y Mas

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado esta mañana que aún "hay tiempo" para que el Gobierno de Mariano Rajoy, el Ejecutivo catalán deArtur Mas y los partidos de esta comunidad autónoma puedan llegar a un acuerdo sobre la consulta independentista catalana que "satisfaga las aspiraciones de la mayoría del pueblo catalán". "Hay tiempo para un acuerdo y espero que así sea", ha insistido.
Urkullu, quien ha hecho unas declaraciones a los medios de comunicación en el Parlamento vasco, ha expresado su "respeto absoluto" por la convocatoria de una consulta sobre la independencia de Cataluña para el 9 de noviembre de 2014. El lehendakari, quien ha insistido en que la realidad catalana es "diferente" a la de Euskadi, ha recordado que los acuerdos adoptados en las instituciones pueden ser sometidos a la "ratificación" de la sociedad, algo que ha lamentado hasta ahora no se ha "respetado". El lehendakari no se ha pronunciado sobre el contenido concreto de las dos preguntas que se prevén formular en la consulta de Cataluña.
En el caso de Euskadi, ha recordado que tanto su Gobierno como el PNV defienden "el derecho a decidir de forma pactada". Así, ha insistido en que el camino que pueda seguir en esta materia el País Vasco debería estar "basado en un acuerdo" de los partidos en el Parlamento, el que pretende alcanza con la ponencia sobe el nuevo estatus que se constituirá en el próximo periodo de sesiones. Dicho pacto, tal y como ha defendido en numerosas ocasiones, debería ser "ratificado por la sociedad en una consulta pactada y legal".
Mientras, la izquierda abertzale ve reforzados sus postulados por el desafío de Artur Mas y sus socios. El diputado general de Gipuzkoa,Martin Garitano, de Bildu, ha preguntado hoy "qué va a hacer el Gobierno" ante la "decisión democrática" de plantear la consulta y ha asegurado que le gustaría que en el País Vasco se convocara una cita similar "el 10 de noviembre", al día siguiente del referéndum catalán "para no coincidir en la misma fecha".
De su lado, la dirigente de EH Bildu Maite Ubiria ha mantenido que las "amenazas" del Gobierno central, el PP y el PSOE en relación con la consulta sobre la independencia de Cataluña "dejan a las claras la esencia antidemocrática del Estado español", al que ha instado a "respetar" la decisión del pueblo catalán.
Ubiria, junto a otros representantes de la coalición abertzale, como el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, ha analizado en Vitoria el anuncio de la consulta catalana. La representante de EH Bildu ha considerado que la convocatoria es "positiva", dado que una iniciativa de este tipo supone "un ejercicio democrático". A su juicio, "corresponde exclusivamente al pueblo de Cataluña decidir sobre su futuro" y el Estado debe limitarse a "respetar la consulta y la decisión" que vaya a tomar la sociedad catalana.
En el caso del País Vasco, Ubiria se ha reafirmado en la apuesta de EH Bildu para que "Euskal Herria desarrolle su propio camino" y pueda ejercer su "derecho a decidir". Con ese fin, ha tendido la mano a los agentes sociales y políticos para "concretar y desarrollar" la vía vascahacia la soberanía. 

Los partidos soberanistas empiezan a tramitar la consulta

CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP, los cuatro grupos que pactaron este jueves fecha y pregunta de la consulta, han presentado este viernes en el registro del Parlament una petición al Congreso para que sea el Gobierno catalán y no el Estado quien pueda convocar en 2014 un "referéndum consultivo". La solicitud inicia su tramitación en el Parlament, aunque este debate aún no se abordará no en el pleno de la cámara catalana de la semana que viene, sino más adelante: ya en 2014, en enero, tras el paréntesis navideño, han explicado a Europa Press fuentes parlamentarias.
La propuesta que el Parlament envía al Congreso insta a las Cortes a "delegar en la Generalitat la competencia para autorizar, convocar y celebrar un referéndum consultivo", que debe convocarse en 2014 y cuya convocatoria irá a cargo del Gobierno. En principio, la solicitud, que se aplazó a a finales de noviembre por falta de consenso, se iba a discutir en el Pleno de la próxima semana cuando se votará el proyecto de Presupuestos. Convergència i Unió ha accedido a demorar el debate la petición de Iniciativa, que rechazaba solicitar la autorización durante el mismo debate de las cuentas de 2014.
Por su parte, Iniciativa ha mostrado su satisfacción por el pacto alcanzado para formular la consulta. La dirigente de ICV, Dolors Camats, ha comparecido tras el Consejo Nacional de la formación, que ha aprobado este viernes por unanimidad el pacto alcanzado con CiU, ERC, EUiA y CUP, la para subrayar que se trata de dos preguntas que incluyen a los federalistas. "El encargo que teníamos era doble: por un lado buscar una fórmula que supusiera ruptura, por otro, que pudiera sumar tanto a independentistas como a federalistas", ha recordado Camats, que ha asegurado que la formula pactada "cumple ambas condiciones".
La portavoz parlamentaria ha asegurado que Iniciativa "transitará" para tomar una postura con respecto a la segunda pregunta, la que consulta sobre el Estado independiente. "Si el estado continúa sordo y hostil para solucionar el problema político, nosotros también iremos tomando posiciones", ha retado la dirigente ecosocialista.

El PP sospesa denunciar la partida presupuestaria para la consulta

La líder del PP catalán, Alícia Sánchez Camacho, ha explicado esta mañana que el partido sopesa llevar los Presupuestos de 2014 y la ley de acompañamiento al Consell de Garanties Estatutàries porque el proyecto prevé una partida de cinco millones de euros para una consulta "ilegal, antiestatutaria e inconstitucional".
Asimismo, Sánchez-Camacho ha pedido este al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que lleve su propuesta de consulta al Congreso y solicite su autorización para realizarla y, "si es demócrata", acate la decisión que surja del debate parlamentario.
En rueda de prensa tras un comité de dirección extraordinario, la líder del PPC ha opinado que "cualquier posición política es legítima" pero que Mas no tiene otra salida que proponerlo al Congreso si quiere actuar dentro de la legalidad.