jueves, 14 de enero de 2016

Puigdemont descarta una declaración unilateral en esta legislatura

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha dejado claro este jueves que el nuevo Govern que preside y que ha tomado posesión hoy mismo no va a declarar unilateralmente la independencia porque “así está pactado” y que el mandato que ha recibido su ejecutivo del 27S es el de preparar el terreno para que el nuevo Estado sea refrendado por los catalanes a través del apoyo popular a una eventual constitución catalana. “Si lo hacemos bien, el referéndum de la constitución de la República catalana servirá para que gente que hubiera votado no, pueda votar ahora sí”, ha confiado Puigdemont.
En una entrevista en horario de prime time en TV3, la primera que da después de ser elegido, Puigdemont ha pedido ser flexible en el plazo de 18 meses que se ha autoimpuesto el soberanismo para llevar a cabo el proceso hacia la independencia. “El plazo no puede ser un corsé. Si se puede hacer con menos, mejor, pero si hay que alargarlo un poco, tampoco pasa nada”, ha indicado el nuevo president, que además ha reiterado una y otra vez que el objetivo de su Govern es “hacer las cosas bien hechas” y “con todas las garantías”.
Puigdemont, que cuenta con Artur Mas como colaborador, ha vuelto a extender la mano a las autoridades del Estado y ha dejado claro que la voluntad de su nuevo Govern es de diálogo y de “mantener los puentes”. Sin embargo, y preguntado sobre la posibilidad de que el Gobierno aplique el artículo 155 de la Constitución para parar el proceso soberanista, ha alertado del riesgo de que el Estado “se bunkerice”. “No contemplamos este escenario, pero si el Gobierno está dispuesto a decirnos que ni siquiera tenemos derecho al autogobierno, entraríamos en otra fase”, ha rematado.
El presidente catalán, que ha dicho no sentirse el representante del Estado en Catalunya aunque legalmente sea así, ha lamentado que nadie le haya llamado para felicitarle de forma protocolaria por su nuevo cargo: ni el Rey, ni el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ni los líderes de los principales partidos españoles, ni los presidentes autonómicos. Tras aclarar que Pedro Sánchez tiene “intención” de hablar con él, Puigdemont ha reprochado a Rajoy que no tenga “un gesto de cortesía”, lo que, a su juicio, “dice muy poco de su liderazgo político”.
Ataques personales
Aunque se ha sentido “menospreciado” en algunos casos por los ataques personales, el nuevo president ha asumido “los costes” de estar en el punto de mira de mucha gente y medios de comunicación a partir de su investidura el pasado domingo.
A este respecto, ha comentado algunas de las informaciones que han cuestionado su pasado profesional como periodista por haber recibido subvenciones de la Generalitat cuando dirigía algún medio y en su etapa como diputado. “Me parece injusto. Es falso e inmoral insinuar que yo utilicé mi cargo para lograr ayudas públicas”, ha manifestado. “Sé que han mirado y mirarán todo lo que pueden mirar de mi, pero no encontrarán nada. Nunca me he movido en el terreno de las comisiones, los tratos de favor y las influencias”.
Relaciones con la CUP
Respecto a cómo será la convivencia del nuevo Govern sostenido por Junts pel Sí y la CUP, Puigdemont ha confiado en el buen entendimiento aunque ha agregado que todas las partes deberán aprender de una situación inédita. “Todos los consellers saben que deberán trabajar al lado de la CUP. Deberemos irnos acostumbrando”, ha indicado el jefe del ejecutivo catalán, quien ha subrayado que no está previsto que miembros cuperos entren a formar parte de las reuniones de su Govern.
Medidas sociales y presupuestos
Puigdemont ha pedido una tregua sobre cuestiones concretas de su acción de gobierno alegando que los consellers acaban de tomar posesión. Sin embargo, ha fijado que la prioridad del Govern en los primeros compases de su andadura debe ser el paquete de medidas sociales acordado entre Junts pel Sí porque hay que “señalar el porqué hacemos todo este proceso: para tener mejores herramientas para aquellos que lo pasan peor. Después de asegurar que ya se está trabajando es aspectos como la pobreza energética o infantil, ha sugerido que estaría dispuesto a incumplir algunas suspensiones del Tribunal Constitucional si es para abordar las emergencias sociales. “Ya veremos si es desobediencia”, ha señalado al ser preguntado al respecto.
Respecto a los presupuestos, Puigdemont ha mantenido la línea manifestado por su vicepresidenta y conseller de Economia, Oriol Junqueras, y ha confiado en poder presentar unas nuevas cuentas para el 2016 aunque no lo ha querido garantizar al 100%. En todo caso, ha garantizado que los nuevos presupuestos deben ser “más expansivos” en políticas sociales y ha explicado que el Govern podrá pagar el aumento de las partidas sociales gracias a renegociar las deudas con los bancos, unos mayores ingresos por recaudación, una liquidación de 2014 que ha sido favorable e impuestos como el que grava los depósitos y que está suspendido por el TC.
Fuentes http://www.lavanguardia.com/politica/20160114/301409696150/puigdemont-tv3.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario