domingo, 29 de septiembre de 2013

El derecho a decidir vuelve a enfrentar a PSC y PSOE

La discrepancia entre el PSC y el PSOE por el derecho de Cataluña a decidir volvió ayer a escribir un nuevo episodio. Antonio Balmón, alcalde de Cornellà y número dos de los socialistas catalanes, defendió que la consulta soberanista, siempre que sea legal y pactada con el Gobierno central, es la única vía para desatascar el conflicto soberanista. “Es lo único que en estos momentos evita que haya ningún problema”, dijo Balmón, en respuesta a Alicia Sánchez-Camacho, la líder popular de Cataluña, que el martes instó a los socialistas a desmarcarse de la votación porque, dijo, perjudica la convivencia.
La interpretación del PP es justo al revés de la que hace Balmón. “Tendría [Sánchez-Camacho] que defender el derecho a decidir para evitar que la convivencia en Cataluña quede dañada”, sentenció. En su discurso, Balmón apeló a que el debate sobre esta cuestión se afronte con “sentido común”, e instó tanto al Gobierno catalán como al Ejecutivo central a establecer puentes de diálogo y a abandonar posiciones extremas. “Si vamos a decidir, juguemos todos limpio. Si no, es un mal juego”, agregó.
Pese a ello, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, declaró horas después que su partido rechaza de forma “clarísima” el derecho a decidir. “No lo compartimos. Creemos que decidir en España decidimos todos y no estamos de acuerdo con que una parte decida sobre el todo”, aseveró después de que el presidente Mariano Rajoy instara al secretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba a aclarar su posición sobre el derecho de autodeterminación de Cataluña.
La contundencia de Valenciano fue un jarro de agua fría para el PSC. Precisamente, había sido la vicesecretaria general del PSOE la que el lunes afirmó que si el Congreso decide reformar la Constitución algún día cabría todo en el debate, incluido el derecho de autodeterminación de las comunidades autónomas. Valenciano no tardó en recalcar que el PSOE se opondría al derecho a decidir y a incluirlo en la Constitución pero el tímido guiño fue recibido como un triunfo por miembros del PSC, que destacaron que era fruto del diálogo mantenido con sus compañeros del PSOE.
La seria discrepancia de posiciones con el PSC fue admitida ayer por Valenciano, que quiso remarcar que el proyecto de reforma constitucional que plantea puede dar solución al encaje de Cataluña en España. “Ese proyecto, que es el único que está sobre la mesa, merece ser atendido”, apostilló.
El portavoz del PSC en el Parlament, Maurici Lucena, valoró positivamente el martes el documento sobre el derecho a decidir que el lunes presentó el expresidente de la cámara catalana, Joan Rigol, en el marco del Pacto Nacional por el derecho a decidir. “Nos gusta el tono y el espíritu del documento”, aseguró Lucena, que añadió que lo mirarían “con buenos ojos” si finalmente llega al Parlament para ser debatido en forma de propuesta de resolución y votado por los diputados. El texto rebaja los posicionamientos iniciales para incluir a todas las fuerzas políticas que defienden el derecho a decidir, pero no menciona ni la palabra “consulta” ni el término “Estado propio”, recurrentes en los discursos independentistas. Valenciano aceptó su profunda discrepancia con el PSC ante la posible adhesión a ese documento aunque destacó que coinciden en el 95% de cuestiones restantes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario