domingo, 23 de febrero de 2014

Los expertos contratados por Mas creen que la secesión provocaría un 'corralito' en Cataluña

  • Los asesores escogidos por el 'president' para aconsejarle ante el proceso soberanista creen que con la independencia llegaría un escenario de "gran inestabilidad".
  • Consideran que países como FranciaItaliaRusia o China se mostrarían muy reacios a reconocer al nuevo estado catalán.

sufriría un "corralito" al estilo del que sufrió Argentina en el año 2000 en caso de que los planes de su presidente, Artur Mas, salieran adelante y se produjera la secesión. Así lo reconoce un informe realizado por el propio Consejo Asesor para la Transición Nacional, montado por laGeneralitat para avanzar en el camino hacia la independencia. Dicho estudio vio la luz hace unas semanas y recoge entre sus conclusiones que puede llegar a crearse "una situación de gran inestabilidad financiera (incluida la posibilidad de un “corralito”) a causa de “la estrategia delGobierno español de crear resistencia y la respuesta ciudadana en Cataluña".
Para hacer frente a esto, el Consejo recomienda a Mas una genérica hoja de ruta consistente en cuatro pasos: "explicar y denunciar la estrategia española", "indicar que el Estado español puede ser el más perjudicado (porque sus fundamentos económicos son peores)", "invitar a las instituciones europeas a actuar como mediadoras en este proceso" y "preparar un plan de contingencia para mantener la liquidez del sistema económico, si es posible, con la colaboración de instituciones exteriores".
Además, el informe asegura que, de consolidarse el proceso, Españapodría sufrir una "intensificación de la crisis" en una "doble vertiente, psicológica y económica" que impactaría en su "sistema político". No obstante, reconocen que el impacto de la independencia sobre la hacienda española no sería "exagerado", puesto que las "transferencias netas de Cataluña al estado" representan solo "el 2% del PIB español". Para conseguir que el efecto fuera mínimo, continúa, "una posibilidad es abrir un proceso escalonado de reducción de las transferencias durante los años posteriores a la independencia".

Posteriormente, se analizan las posibles reacciones internacionales a la secesión, señalando que "si alguna cosa define la cultura políticafrancesa es la dificultad para comprender el fenómeno del pluralismo nacional" o que "la actitud italiana es compleja", puesto que los paralelismos "Barcelona/Milán" y "Madrid/Roma" serían automáticos, lo cual dificultaría un apoyo del país transalpino a los propósitos de Mas. Sobre otras potencias, "cabe esperar oposición o al menos un reconocimiento lento por parte de Rusia y China", mientras que Israel yLatinoamérica sí estarían más dispuestos a reconocer al nuevo estado, siempre según este estudio de la Generalitat.
Junto a estas conclusiones, publicadas a finales del año pasado, se recogen otras como la propuesta de crear un Benelux o Consejo Ibérico odiseñar un equipo para elaborar la política de comunicación internacionalsobre la consulta soberanista.

Para saber más

No hay comentarios:

Publicar un comentario