sábado, 28 de junio de 2014

Montilla llama a no separar entre 'buenos catalanes' y 'los que no lo son tanto'

El ex presidente catalán José Montilla ha lanzado hoy un contundente aviso: "No debemos aceptar que se establezca una frontera entre buenos catalanes y los que no lo son tanto", para sentenciar que"nadie tiene derecho en nombre de ninguna doctrina a repartir carnés de buena catalanidad".
Montilla ha sido el encargado de presentar la conferencia en el Nueva Economía Fórum-Tribuna Cataluña del vicepresidente primero de Sociedad Civil Catalana, el historiador Joaquim Coll, a quien ha elogiado al destacar su "coraje por ir a contracorriente cuando lo más fácil es dejarse llevar por lo políticamente correcto".
En el mismo sentido, el ex presidente de la Generalitat ha señalado la "muestra de pluralidad" que representa la asociación Sociedad Civil Catalana, contraria a la independencia.
Para el ex president, el conflicto catalán no se arreglará con "atajos" o "barreras", ni tampoco "con una solución que sea impuesta por unos a otros", sino con "diálogo, negociación y pacto", aunque a su juicio la actitud de los gobiernos español y catalán "no va por aquí".
En el el acto estaban presentes los presidentes de PPC, Alicia Sánchez-Camacho, y de Ciutadans, Albert Rivera, así como el ex primer secretario del PSC Pere Navarro, que se han sentado juntos en la misma mesa, junto al líder de UPyD en Cataluña, Ramón de Veciana.
Montilla ha hecho hincapié en las "dificultades por las que pasa la sociedad catalana, económicas y sociales, con graves consecuencias, y las dificultades políticas, relacionadas con el viejo debate de la relación entre Cataluña y España".
Bajo su punto de vista, el debate soberanista "no se trata de un fogonazo electoral ni de una manifestación minoritaria de un sentimiento de agravio, sino la expresión de un malestar político y ciudadano que no se puede menospreciar".
"Es cierto -ha matizado- que hay quien ha alimentado este sentimiento de agravio con medias verdades y exageraciones, para aprovecharlo en beneficio de una opción tan legítima como la independencia, como equivocada desde mi punto de vista".
Así, ha cargado contra "algunos que han hecho de aprendices de brujo atizando un fuego que ahora no saben o no pueden reconducir", pero también contra "otros que creen que lo que hace falta es esperar a que baje lo que creen que quizás es sólo unsoufflé".
"Esto no se arreglará buscando atajos ni poniendo una barrera. No hay una solución que pueda ser impuesta por unos u otros. Conviene que todo el mundo entienda que encontrar una nueva fórmula que garantice la convivencia y el entendimiento y que permita asegurar el liderazgo de Cataluña en España, no puede basarse en la existencia de vencedores y vencidos", ha advertido.
El exlíder socialista ha recordado que las soluciones son complejas, por lo que "hace falta más que nunca diálogo, diagnóstico compartido, negociación, pacto y apoyo ciudadano".
Sin embargo, ha lamentado, "la actitud del gobierno español y el gobierno catalán no va por aquí, y me sabe muy mal decir eso": "Estos problemas requieren una solución inteligente y serena, que exige de todos nosotros la mayor dosis de serenidad y sentido de la responsabilidad, que nos obliga a escuchar y comprender".
Sólo así se podrá afrontar unos "problemas de fondo que no hemos sido capaces de resolver de forma satisfactoria, relacionados con el reconocimiento del carácter nacional de Cataluña, la evolución de su autogobierno y la construcción de un modelo territorial que asegure una distribución equilibrada del poder en España".
fuenteshttp://www.elmundo.es/cataluna/2014/06/27/53ad3900ca474119668b4585.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario